La demanda de cirugía estética ha alcanzado el nivel más alto de su historia con un volumen de negocio de 8.600 millones de euros el pasado 2017 , duplicando el resultado obtenido hace tan sólo siete años. La previsión para 2018, según también datos de la organización IMCAS ( Aesthetic,  Surgery and Cosmetic) , es aumentar la cantidad en otros 700 millones.

¿A qué  achacar los espectaculares resultados de un fuerte dinamismo para este sector en una coyuntura económica difícil para varias regiones”? Para el presidente de ASAPS, organización que reúne a los cirujanos norteamericanos , Daniel Mills, tiene que ver con un deseo de los hijos del babyboom ( los nacidos entre los años 40 y los 60 en Estados Unidos , y en los 60 en España) con ”mantenerse competitivos en un mundo juvenil”. Es decir, con cuidar el físico en la era global de las redes sociales y del selfie, la actual tarjeta de visita de las nuevas generaciones.

LOS RELLENOS FACIALES, LO MÁS DEMANDADO

Para Jesús Benito Ruiz, presidente de los cirujanos españoles en AECEP, aunque no existan todavía datos fiables al respecto, hay que asumir la influencia del selfie en la demanda de cirugías y tratamientos estéticos. En el caso de los babyboomers, porque, confirma el cirujano plástico, comentan en consulta si se ven o  no favorecidos en las fotos que de ellos se publican en Facebook o Instagram. En cuanto a los jóvenes, Benito asume que han nacido en esta era digital y que tienen interiorizados ciertos comportamientos y maneras de relacionarse. La imagen es de vital importancia hoy […]