Operarse la nariz, aumentarse el pecho o modelar el contorno corporal  ya no es un lujo. Pasar por el quirófano para corregir aspectos de nuestro físico que no nos gustan o alteraciones reales de la forma “se ha normalizado”. Según explica José María Picó, Vicepresidente de comunicación de la Asociación Española de Cirugía plástica y Estética, la belleza ha pasado a formar parte de los indicadores de bienestar social, junto con tener un trabajo bien remunerado, una casa y un coche.

(más…)