Olvídate de las bolsas y ojeras para siempre

Las bolsas son abultamientos de la piel formados bajo los ojos y que se generan por una pérdida de tono en el músculo y piel del párpado, lo que produce un adelgazamiento y protrusión de las bolsas de grasa que rodean el ojo por detrás de los párpados. Las bolsas aportan a los que las sufren rostros cansados y tristes. Pueden ser hereditarias o por el paso del tiempo o envejecimiento, pero hay factores como el consumo de alcohol, tabaco, falta de sueño, etc, que también influyen. Al hilo de este tema, el Dr Diego Tomás Ivancich, director de la clínica que lleva su nombre, aporta 8 maneras de disimularlas, a la vez que ofrece su tratamiento para eliminarlas: Blefaroplastia. 

(más…)

Por |jueves, 3 enero 2019|Expertos, Portada|0 Comentarios

Tratamientos anti-polución

El 92% de la población está expuesta a una contaminación que supera los límites marcados por la OMS. Y además de poner en riesgo nuestra salud, también hace lo propio con la piel: deshidratación, arrugas, flacidez o manchas son algunas de las consecuencias. El Dr. Leo Cerrud nos cuenta los distintos tratamientos de Medicina Estética capaces de combatir los efectos de la polución en la piel.

¿Qué le pasa a la piel en la ciudad?

“La piel es el órgano más grande del cuerpo y además es el más expuesto a las inclemencias y a la polución en las grandes ciudades, por lo tanto es lógico que necesite unos cuidados específicos”, explica el dr. Cerrud. Dicha contaminación, según el experto, interfiere directamente con dos de las funciones cutáneas: protección e intercambio. Por ello los cuidados de la piel urbana deben ir encaminados a que la piel “respire”, por un lado, y por otro a aportarle elementos que haya perdido y armas para que se pueda defender de las agresiones contaminantes. El cutis, ante la contaminación, sufre los siguientes problemas:

• Oxidación: Arrugas, manchas, flacidez. La polución genera radicales libres, que aumentan el daño oxidativo, y este a su vez produce los síntomas mencionados. Hay estudios que corroboran la relación entre léntigos (pequeñas manchas oscuras) y los malos humos generados por los vehículos, por ejemplo.

• Disminución de la función barrera: La piel expuesta a los hidrocarburos y las partículas en suspensión está más sensible, porque pierde la facultad de defenderse por sí misma.

• Sequedad y deshidratación: Las partículas en suspensión deshidratan la piel y contribuyen al envejecimiento prematuro.

(más…)

Por |jueves, 3 enero 2019|Expertos, Portada|0 Comentarios
Top