La reducción del pecho de la mujer se solicita, sobre todo, por motivos de salud. Los dolores de espalda provocados por el peso de los senos femeninos “pueden ser insoportables”, explica la cirujana estética de AECEP cirujanos, Ana Torres.

No ocupa los grandes titulares relativos a la actualidad de la Cirugía Estética en el mundo, ni se le asocia a las operaciones que se realizan las famosas nacionales e internacionales. Sin embargo, es una de las operaciones con más relevancia sobre la salud y la estética femenina. Su demanda ha subido cuatro puntos desde 2014 y la eleva hasta el tercer lugar entre los procedimientos más demandados del sector.

La reducción del pecho de la mujer se solicita, sobre todo, por motivos de salud. Los dolores de espalda provocados por el peso de los senos femeninos “pueden ser insoportables”, explica la cirujana estética de AECEP cirujanos, Ana Torres, quien advierte, además, que una mama excesivamente grave genera malposiciones posturales.

El pecho, añade la experta, puede experimentar un crecimiento anormal en dos periodos clave en la vida de la mujer, la adolescencia y la menopausia. Bajo el influjo hormonal, el tejido mamario puede crecer de manera desproporcionada, y causar la llamada hipertrofia mamaria o en su caso extremo la gigantomastia.

Este último caso, el de los llamados pechos XXL, puede deberse también a la herencia genética, y, según la experta “se vive con mucho complejo”. Aunque la mama puede continuar su crecimiento hasta los veintidós años, la doctora Torres aconseja intervenir si existen mucho dolor y/o problema psicológico en la paciente.

La cirugía de […]