El invierno y las Navidades están cada vez más cerca y con ellas nuestras respectivas vacaciones. Aunque algunos lo desconozcan, este es uno de los mejores momentos para someterse a determinadas operaciones estéticas, ya que el frío y el tiempo libre proporcionan al paciente muchas ventajas y favorecen que el postoperatorio sea más cómodo.

Durante el invierno y las fiestas navideñas, se pasa más tiempo en casa lo que facilita el reposo y beneficia la recuperación ya que es fundamental descansar durante el postoperatorio y no sufrir ni prisas ni estrés. Por otro lado, el frío y la menor exposición solar beneficia al convaleciente en el momento de su recuperación ya que hace que el proceso inflamatorio dure menos, sea más llevadero y se reduzcan los posibles enemas postoperatorios. Además, en invierno es más fácil disimular y los vendajes pueden ocultarse bajo la ropa, llegando en perfectas condiciones para lucir los resultados en verano.

(más…)