No haber finalizado un tratamiento reductor o espaciar ocho meses el retoque de toxina botulínica puede tener consecuencias. La doctora María Rosa García Maroto, directora médica de Clinique La Prairie, responde a las preguntas más frecuentes en torno a este tema.

¿Qué ocurriría si fuera necesario espaciar hasta siete u ocho meses una sesión de toxina botulínica?

Normalmente, las sesiones de toxina botulínica se realizan cada 4-6 meses. En caso de que se tuvieran que espaciar más, se notaría que se empezaría movilizar la zona del tercio superior del rostro, ya que se trata de arrugas de expresión. La persona que normalmente se infiltra cada 4-6 meses, si lo retrasara 2 o 3 meses durante este periodo moverá más la musculatura, pero al volver a la infiltración, el resultado será tan bueno como siempre.

¿Habría que inyectar más cantidad de toxina botulínica a la vuelta?

Las dosis que se aplicarán serán las que normalmente se inyectan para conseguir un resultado natural y relajado del rostro. No conviene aumentar las dosis, ya que el resultado sería poco natural y muy de efecto “planchado”.

(más…)