El placer sexual requiere liberación, y nadie puede liberarse si siente la necesidad de ocultar una parte de su anatomía. Este es el motivo principal del aumento en la demanda de cirugías íntimas, concretamente de labioplastias. Además, muchas de las pacientes que acuden a consulta lo hacen también por molestias tipo prurito o sequedad vaginal, lo cual nos llevó a plantearnos la posibilidad de combinarla cirugía con el tratamiento de hidratación con ácido hialurónico; una manera de resolver dos problemáticas simultáneamente y una oportunidad para observar si existe una mejoría en los resultados y en el posoperatorio.

Por la Dra. Patricia Montull Vila

Para una sexualidad sana es imprescindible sentirse cómodo con nuestro aspecto más íntimo. Sin esa premisa, es muy difícil disfrutar de relaciones sexuales placenteras plenas. El aspecto de la zona genital toma especial importancia en la mujer, ya que puede sufrir cambios importantes que pueden impedirle sentirse libre y cómoda y ser la causa de una insatisfacción sexual. Unos labios menores demasiado largos y oscuros pueden generar complejos y vergüenza, además de la inevitable incomodidad con la ropa interior. Un monte de Venus con un depósito extra de grasa también puede originar cierta inseguridad, al igual que un introito vaginal que ha perdido tono muscular y presenta una lubricación escasa por partos múltiples, edad o tratamientos hormonales, puede ocasionar un cierto rechazo al acto sexual.

Por estos motivos, es indiscutible que la demanda de cirugía íntima y, en concreto, la de labioplastia de labios menores, sigue en imparable ascenso desde los últimos años.