El Dr. Iván Malagón, Director de Iván Malagón*Clinic  nos recuerda que “somos lo que comemos y también lo que no comemos. Una dieta equilibrada es saludable y, del mismo modo que la salud entra por nuestra boca, lo poco saludable también entra por nuestra boca… y deja sus efectos en ella”.

En lo que se refiere a las dietas de adelgazamiento consideradas como “dietas milagro”, el doctor nos recuerda que “estas dietas siempre consiguen un fuerte efecto rebote, con una recuperación del peso perdido de forma casi inmediata, sin que las consecuencias negativas que han tenido desaparezcan con la misma rapidez”. Entre estas dietas, nos previene especialmente sobre las dietas hiperproteicas.

 

De esta dieta nos advierte que es causa directa de enfermedad de las encías – que puede provocar la pérdida de dientes– y de un aumento de la caries y de las infecciones en la boca. “En esta dieta, basada en la ingesta de proteína como base de la alimentación, el organismo reacciona destruyendo la proteína que genera el cuerpo, no la grasa, contrariamente a lo que se cree”.

El déficit que provocan estas dietas tiene 5 consecuencias negativas sobre la salud oral:

1. Condiciona la respuesta inflamatoria y favorece la enfermedad de las encías que puede llevar a la pérdida de dientes. La gingivitis y la periodontitis son la causa más común de inflamación crónica en el adulto

2. Afecta al estado inmunológico

3. Reduce el volumen, las propiedades antibacterianas y físico químicas de la saliva

4. Provoca un déficit de vitaminas de los grupos A, B y C.

  • La carencia de Vitamina A implica una reducción de la salivación y de sus propiedades antibacterianas, y un aumento de las infecciones
  • La carencia de Vitamina B2 compromete las mucosas causando estomatitis (aparición de yaguitas en la parte interior de los labios y mejillas) y quielitis (irritación y agrietamiento de la comisura de los labios)
  • La carencia de Vitamina B12 conlleva la atrofia de las papilas linguales -con la consiguiente alteración del sentido del gusto- y gingivitis.
  • La carencia de Vitamina C reduce la capacidad de reparación de lesiones y aumenta la susceptibilidad a infecciones, con un incremento significativo de la caries.

5. Acelera la oxidación de los tejidos que, unido a que dificulta la síntesis del calcio y favorece la osteoporosis, influye negativamente en el sostén de los dientes.