PORTADA EME 11CINCO DATOS QUE DESCONOCÍAS DE LA CELULITIS

Con Moisés Martín Anaya, cirujano plástico, quien te recomienda, además, algunos tratamientos para combatirla

 

Con la entrada de la primavera queda inaugurada oficialmente la llamada “Operación Bikini”, que no es otra que la puesta a punto de belleza y forma para el verano. Con mayor o menor fortuna y más o menos esfuerzo, ayudados o no de la cirugía, unos y otras tratamos de perder esos kilos que nos sobran y de tratar con dieta, deporte y medicina estética esos defectos que nos impiden lucir bikini sin complejos. Un año más, las estrellas siguen siendo la retención de líquidos, la flacidez, las estrías y, por supuesto, la celulitis.

El cirujano estético Moisés Martín Anaya nos aporta las cinco claves que debes conocer antes de empezar a tratarla.

 

1)   No es un  defecto estético asociado a la obesidad. Ni mucho menos.  Según explica Moisés Martín Anaya, podamos encontrar a chicas muy jóvenes, en su peso normal, e incluso delgadas, que ya padecen los estragos de la celulitis en glúteos y nalgas, sobre todo. La causa es que su origen no es graso, sino que está relacionado con la piel. La celulitis no es un acúmulo de grasa, según el doctor, sino un problema de los adipocitos las células situadas en la parte superficial de la piel. Durante el transporte de la grasa, dichas células se hinchan y explotan. Al inundarse el espacio intercelular, se dificulta su alimentación y se originan esos pequeños nódulos de colágeno que originan la llamada piel de naranja.

 

2)   Los hombres pueden tener celulitis. Sí, aunque se trata de un problema eminentemente femenino, en una proporción de un 90% a un 10% para ellas, los hombres pueden padecer también este defecto estético. Ellos también son susceptibles de padecer ciertos desarreglos hormonales y  de presentar problemas en su epidermis. Hablamos de otras hormonas y de otro tipo de piel, de ahí el desigual balance.

 

3)   La celulitis es dolorosa. No es lo habitual, pero puede llegar a serlo si nos encontramos en el estadio más avanzado de la afección. La piel suele estar dura y se irrita, molesta y duela con el simple roce.

 

4)   Se trata de un problema crónico. Lamentablemente sí, y por eso es uno de los tema que más preocupan a las mujeres y que más consultas suscitan en los centros especializados. Una que aparece, se queda para siempre y lo único que se puede tratar de hacer es disimularla y evitar que vaya a más.