• pEl tratamiento basado en la TECNOLOGIA PLASMA (en Física se llama plasma al cuarto estado de agregación de la materia y nada tiene que ver con el plasma de la sangre),  junto con la aplicación de activos reparadores específicos, recupera las zonas arrugadas, con descolgamiento (sobre todo en párpado superior), dañadas por el envejecimiento, o  cicatrices queloideas, sin  tener que pasar por el quirófano.
    • Entre   quince  y treinta minutos por sesión, y solo con crema anestésica la doctora Virtudes Ruiz realiza el tratamiento que devuelve la firmeza a la piel, dejándola lisa y libre de arrugas e  imperfecciones.

     

    El Tratamiento Shock está especialmente indicado para las personas que quieren eliminar las arrugas que aparecen alrededor de los labios y de los ojos. Así como, el exceso de piel en párpado superior, las cicatrices queloideas  producidas por alguna intervención o herida, o pequeñas imperfecciones de la piel (xantelasmas, verrugas, manchas, lentigos, queratosis solares .). El logro de Virtudestética es corregir zonas de la cara, cuello, escote, brazos, ombligo, etc recuperando una piel lisa y luminosa.

    Para lograr estos resultados, que desprenden juventud y brillo, se combina un tratamiento ultragenerador con la tecnología Plasma-Plexr que consiste en la ionización de los gases del aire. Se logra una desintegración de los querátinocitos, transformándolos de sólidos a gases, mediante la aplicación de un “arco eléctrico” muy definido, asimilable a incidir con un rayo puntualmente sobre el plasma, sin afectar al tejido circundante.

    De este modo, el resultado final está determinado por la elección de los puntos tratados, con logros locales y no invasivos, que no afectan a la papila dérmica, ni tienen  efecto fotodermolítico (como el láser) por lo que se pueden aplicar en cualquier fototipo de piel y en cualquier zona del organismo y no dejan marcas ni señales.

Tras la sesión de Plasma-Plexr, se aplica un desinfectante  durante la primera semana (hasta que se caen las costritas a los 7 días). Después se debe mantener la zona hidratada con un gel regenerador específico, durante uno o dos meses. Hasta el tercer mes, se debe proteger especialmente del sol mediante fotoprotección alta. No requiere anestesia, simplemente la aplicación de una crema local. 

 

Resultados en Virtudestética

La doctora Virtudes Ruiz combina las  sesiones de tecnología Plama-Plexr con un tratamiento ultraregenador aplicando, en una sesión a los 10 días del inicio,  mascarilla y ampollas regeneradoras específicas con precursores del colágeno y oligoelementos, en la zona tratada, que facilitan la recuperación de la piel y la aceleración del proceso de recuperación.

 

 

¿A quién va dirigido?  A todas aquellas personas que quieran mejorar  las arruguitas peribucales sin hacerse rellenos; el exceso de piel en párpado superior sin una blefarioplastia quirúrgica, las arrugas del párpado inferior, que no se solucionan con botox, zonas fotoenvejecida; pequeñas anomalías de la cara o cualquier zona del cuerpo etc.

 

Apariencia de la piel después del tratamiento. Después del tratamiento se consigue una piel lisa, suave y sin arrugas ni marcas, visiblemente rejuvenecida.

 

Recomendaciones pos-tratamiento: Es necesario preservar una semana la actividad social.

 

Efectos secundarios: La intervención ocasiona una pequeña quemadura superficial que nunca atraviesa la dermis y no deja marcas. Aparece un edema a los dos o tres días,  que dura entre 48 y 72 horas. Se observan unas pequeñas costras en la zona tratada, que se pierden a los siete días. Dejando un eritema en la zona que perdura unos días más. El resultado final se ve a partir de los 8 días, ya que con maquillaje se puede disimular el eritema que desaparecerá a las tres semanas aproximadamente, cuando se haya completado la reepitelización de la zona tratada.

 

Número de sesiones: Dependiendo de la zona a tratar y de su estado, el número de sesiones oscila entre  una y tres. Entre sesión y sesión deben transcurrir mínimo tres meses.

 

Duración: Los resultados se aprecian desde la primera  sesión y son muy duraderos. Debido al proceso de envejecimiento de la piel habrá que repetirlo una o dos veces más,  dependiendo de la edad y el estado de la piel en el momento del tratamiento, para alcanzar un resultado estable y permanente.