Sea por genética, sobrepeso o por el paso del tiempo, hay personas que tienden a acumular grasa en la zona de la papada: al 67% de la población le preocupa este problema.

Aclaramos las diferencias entre los procedimientos no quirúrgicos más eficaces y revolucionarios con la Dra. Mar Lázaro, experta en Medicina Estética, y la Dra. Conchita Pinilla, especialista en Cirugía Plástica y tratamientos no invasivos.


ACABAR CON LA PAPADA: ¿BELKYRA O COOLSCULPTING?

• Principales diferencias entre ambos procedimientos

CoolSculpting® consiste en activar la muerte celular de los adipocitos mediante la aplicación de frío”, explica la Dra. Conchita Pinilla.Se trata de un frío intenso sostenido durante un tiempo fijo, que consigue que dichos adipocitos mueran congelados y sean absorbidos por células de nuestro sistema inmune”.

CoolSculpting® tiene un aplicador diferente diseñado para esta zona que cuenta con la aprobación CE y FDA para tratar la grasa y la flacidez de la papada. “En cambio Belkyra consiste en la inyección de una sustancia, desoxicolato, que mata los adipocitos rompiendo las membranas, para más tarde ser retirados también por nuestras células”.

• Cómo se aplica cada técnica

En palabras de la Dra. Mar Lázaro, “el aplicador de CoolSculpting® realiza una succión suave, mientras el paciente lee o escucha música. En cambio Belkyra es un método de infiltración, se inyecta una pequeña cantidad por centímetro cuadrado en todo el área”.

 

• Qué nota el paciente en cada caso

Con CoolSculpting® el paciente solo sentirá un frío discreto al comienzo y una sensación algo rara al retirarse el aplicador, momento en el que se realiza un intenso masaje de la zona. Con Belkyra hay un ligero escozor con la inyección del anestésico local”, cuentan las doctoras. En ambos casos se puede volver a la rutina diaria de forma inmediata.

 

• Cuánto dura el procedimiento

El tratamiento con CoolSculpting® varía entre 35 y 70 minutos (uno o dos ciclos). El de Belkyra dura unos 30 minutos.

 

• Número de sesiones

Con ambas, entre 1 y 3 sesiones (2 es lo más habitual); en el caso de CoolSculpting® separadas por periodos de un mes, y en el caso de Belkyra, de 2 meses.

 

• Resultados

“Ambos tratamientos reducen el acúmulo de grasa localizada, y aunque no están indicados específicamente para tratar la flacidez, Belkyra podría inducir una mayor retracción cutánea porque desencadena un proceso inflamatorio mayor (aunque con Coolsculpting® también se ha observado cierta retracción tras la primera sesión)”, aclaran las expertas. Ambas técnicas son muy eficaces en el tratamiento de la papada, con beneficios duraderos.

“En ambos casos los resultados son definitivos, porque cambian la forma del área de la papada para siempre”, revelan.

 

• Efectos secundarios

Las dos técnicas producen una reacción inflamatoria durante 1 o 2 semanas, mayor en el caso de Belkyra. Con este tratamiento de infiltración puede además, aparecer algún hematoma. Con CoolSculpting® se puede sentir sensación de “acolchamiento” durante unpar de semanas.