manuel1El ‘running’ es la nueva ‘fiebre’. Correr está de moda y son muchas los lugares que acogen esta devoción deportiva celebrando carreras populares y maratones, desde Tokio hasta Nueva York, desde las Torres del Paine, pasando por Petra hasta La Gran Muralla. Hay muchas razones para correr: estar en forma, cuidar el corazón, los músculos,mantener el peso o la salud mental o, por qué no, hacer turismo y visitar estos maravillosos lugares. Pero a veces la afición se cobra un precio en forma de lesiones. De hecho, la fascitis plantar representa el 10% de las que afectan a los corredores, aunque también es laprincipal causa de dolor del talón en la población general. Un 10% de la misma sufrirádolor del talón a lo largo de sus vidas.
Generalmente adultos activos entre 25 y 65 años.

La fascia plantar es una estructura de tejido colágeno que se expande, a modo deabanico, desde el calcáneo hasta la región anterior del pie. Amortigua los impactos y dasoporte al pie en todos sus movimientos. Los traumatismos repetidos pueden llegar aocasionar la degeneración del tejido colágeno pasando de un cuadro inflamatorio, en las fases agudas, a un cuadro degenerativo crónico. Por todo ello, lo importante es que ante el mínimo dolor en el talón que persiste al levantarse de la cama, tras el reposo o en plena carrera, se debe consultar con un especialista y parar. La historia clínica y el examen físico, junto con las pruebas de imagen, determinarán si existe o no una fascitis plantar.

Es fundamental establecer un diagnóstico certero, pues existen muchas causas de dolor del talón y no se pueden tratar adecuadamente sin estar seguro de a que nos enfrentamos. Al menos se necesita una resonancia o una ecografía (el grosor de la fascia ha de ser inferior a 4mm en su fascículo medial) para establecer un diagnóstico preciso y evitar fracasos de tratamientos y el empeoramiento de la lesión.

Causas de dolor del talón

Es importante que el tratamiento esté en manos de un equipo multidisciplinar. Las terapias más avanzadas como la electrolisis percutánea intratisular, la inyección de plasma rico en factores de crecimiento o las ondas de choque, buscan la reparación y regeneración del colágeno de la fascia y, generalmente, lo logran.

Pero en un 10% de los casos la lesión se cronifica y es necesaria la cirugía. Hasta ahora, las opciones clásicas en estos casos se dirigían a la intervención abierta o por endoscopia. Es decir, intervenciones que requieren incisiones de 2 a 6 cm, anestesia de toda la pierna y realizar isquemia (dejar la pierna sin sangre). En los últimos años se ha introducido la cirugía ecoguiada ultramínimamente invasiva. Una nueva forma de intervención que está revolucionando la Traumatología y la Medicina Deportiva.

Los motivos son obvios: no requiere isquemia, se hace con anestesia local, la incisión es de 1 mm y no requiere puntos, es más precisa y segura porque se ve la fascia con el ecógrafo en todo momento, aún sin abrir la piel y reduce el dolor. Por ello permite el apoyo inmediato del pie tras la intervención y reduce el tiempo de recuperación.

Además, no está contraindicada en enfermos con diabetes o insuficiencia vascular. La trascendencia de estas ventajas ha permitido ampliar las indicaciones de este tipo de cirugía a otras lesiones frecuentes en el deporte o en la ortopedia y la podología, como el síndrome del túnel de carpo, el neuroma de Morton o la tendinitis del Aquiles (entre otras muchas).

Precisamente, nuestro equipo ha sido el primero en ser premiado internacionalmente por la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (AAOS) por esta técnica, la primera vez que esta institución, la de mayor prestigio en la especialidad, premia una técnica de cirugía ecoguiada ultramínimamente invasiva.

El doctor Villanueva es traumatólogo, cirujano ortopédico, director médico del Instituto Avanti y presidente de la Asociación Española de Cirugía Ecoguiada

(AECE)

www.avanfi.com

www.doctorvillanueva.com