Solo el 50% de las mujeres refieren síntomas de una involución genital en la menopausia, que es una realidad común con pocas alternativas terapéuticas, hasta la aparición de equipos como el CO2RE de CANDELA, el primero y el único con tres aplicadores desechables para el tratamiento funcional y estético del bienestar íntimo.

EL SÍNDROME GENITOURINARIO

Es el nombre reciente e internacionalmente consensuado para la atrofia vaginal de la menopausia.

Una alteración que se caracteriza por síntomas como sequedad, prurito, ardor, disuria (dolor al orinar) y dispaurenia (dolor durante el coito), entre otras afecciones como el estrechamiento o la holgura del canal.

A diferencia de síntomas vasomotores como los sofocos, que mejoran o desparecen con el paso del tiempo, los del SÍNDROME GENITOURINARIO van a más desde su aparición y se asocian a problemas cutáneos de los genitales externos como el liquen escleroso y a otros de mayor trascendencia como las infecciones vaginales de repetición, las infecciones de orina o la incontinencia urinaria de urgencia.

CAMBIOS ANATÓMICOS

Tienen lugar en la menopausia y modifican tanto la mucosa como la superficie vaginal debido a la edad y a la pérdida de estrógenos. El adelgazamiento epitelial, el estrechamiento del canal vaginal, la pérdida de sus pliegues característicos y su secreción disminuida, así como la atrofia del clítoris y de los labios, se deben a cambios en:

El epitelio: está formado por 17-20 capas de células no queratinizadas, que se van renovando mientras generan glucógeno, fundamental en el equilibrio la microbiota vaginal. Cuando la producción de este polisacárido (cadena de glucosa) se ralentiza debido al cese de la función ovárica, aumenta el pH y se produce un desequilibrio entre los lactobacilos de la flora, que disminuyen; y las bacterias patógenas, que proliferan.

El tejido conectivo: típicamente elástico y flexible, es rico en colágeno y fibras elásticas. Aunque no posee glándulas secretoras propias, tiene abundantes fibroblastos y fibrocitos que otorgan soporte, así como numerosos vasos que aportan nutrición. Especialmente sensible a los estrógenos circulantes, acusa el descenso de los niveles hormonales con la disminución de fibras elásticas y con una menor vascularización. El colágeno I y el colágeno III, también ven alterada su proporción y su configuración trabecular.

OPCIONES TERAPÉUTICAS

Para aliviar los síntomas del SÍNDROME GENITOURINARIO de la Menopausia en la actualidad, se disponen de:

– Estrógenos locales que constituyen un remedio efectivo y seguro a dosis muy bajas, aunque no existen evidencias en mujeres de alto riesgo por cáncer estrógeno-dependiente (mama, ovario, endometrio). Tienen una baja aceptación por ser efectivos únicamente en las capas más superficiales del epitelio vaginal, por la reaparición de los síntomas al suspender el tratamiento, por la dudosa seguridad a largo plazo y por la ausencia de alivio uniforme en todos los síntomas.

– Hidratantes y/o lubricantes, que se presentan en forma de crema o de gel y mejoran la sequedad vaginal durante las relaciones, pero carecen de efectos terapéuticos a largo plazo. Con activos vegetales, ácido hialurónico, vitamina E o fitoestrógenos, resultan insuficientes para los síntomas severos.

– Ospemifeno, que es un modulador selectivo de los receptores estrogénicos en la zona. De reciente aparición, es un tratamiento oral, efectivo y seguro para la dispareunia (dolor durante el coito) en las mujeres postmenopáusicas.

– Terapia hormonal sustitutiva, que alivia los síntomas del climaterio y especialmente los sofocos, pero tiene más efectos secundarios que la terapia local.

– Láser (CO2, ErbioYag), que fue aprobado por la FDA en 2014 para el tratamiento del Sindrome Genitourinario de la Menopausia.

CO2RE INTIMA

Se trata de un CO2 fraccionado, microablativo, de dióxido de carbono, que está destinado a revertir los efectos del envejecimiento genital femenino, restableciendo su aspecto y funcionalidad. Sin efectos secundarios ni lesiones posteriores, emite una energía térmica que estimula la regeneración y el remodelado tisular. Tiene como objetivo atenuar los signos del parto (laxitud vaginal, incontinencia urinaria), así como tratar los síntomas del Síndrome Genitourinario (atrofia vulvovaginal). Este procedimiento ambulatorio para las 3 zonas íntimas (interna, externa e introito), es mínimamente invasivo y muy bien tolerado.


Eric Eggly-Owner/Photographer


– Estimula los fibroblastos (células), que producen más colágeno y elastina, con la posterior remodelación tisular y la recuperación de la flexibilidad en la atrofia vaginal.

– Restablece el tono muscular, realizando un tensado de las estructuras de soporte para el tratamiento de la holgura vulvovaginal.

Promueve componentes de la matriz extracelular, aliviando la sequedad y consiguiendo la regeneración del epitelio vaginal.

– Incrementa la angiogénesis (nuevos vasos), mejorando la nutrición, el flujo vascular y la permeabilidad de la mucosa.

3 APLICADORES ÚNICOS

El CO2RE Íntima de SYNERON CANDELA posee 3 aplicadores desechables, cuyas características diferenciales, le convierten en el primer y único sistema con:

1. Aplicador de uso interno, desechable y esterilizado para remodelar el tejido conectivo de la vagina.

2. Aplicador de uso externo para tratar la discromía y la distrofia vulvar. Desechable y esterilizado, permite tratar el introito y mejorar el aspecto del aparato genital externo.

3. Aplicador de uso quirúrgico para las escisiones o incisiones del tejido externo.

NIVELES DE SATISFACCIÓN

El 73% de las mujeres tratadas afirma haber mejorado el grado de satisfacción sexual (más fricción, con mayor número y mejores orgasmos)

El 75% afirma haber experimentado una mejoría en el rejuvenecimiento vaginal (aumento del tensado vaginal y mejora de la sequedad)

El 92% asegura estar satisfecha con el tratamiento y lo recomendaría

RECUPERACIÓN

Sin tiempo de reposo y con breve recuperación, aunque se recomienda evitar las relaciones sexuales y el uso de tampones durante los 7 primeros días.

SESIONES

Un total de 3, cada 3 ó 4 semanas. La duración es de 10-20 min por sesión interna y externa, incluyendo el examen del área y la preparación con solución desinfectante