picoseg

Apolo Medical ha desarrollado un nuevo producto que incorpora la última tecnología en modo de emisión “picosegundos”. Es un láser de Neodimio Yag con sistema Q-Switched de pulso ultra corto, cuyo tiempo de emisión es de 450 picosegundos (ps).

La firma ya cuenta con varios láseres para realizar tratamientos de pigmentación, eliminación de tatuajes y signos de envejecimiento, sin embargo, ha querido dar un paso al frente, diferenciándose de la competencia y siendo así una de las pocas empresas que cuentan con este producto tan específico.

Conseguir desarrollar este tipo de láseres, requiere una gran inversión cuya base importante es contar con un cualificado equipo de I+D en constante evolución, acompañado de la tecnología más puntera y una alta calidad en los componentes de su fabricación. La gran demanda de este tipo de productos a nivel mundial y el alto volumen de negocio han llevado a la compañía a desarrollar esta tecnología, destinada principalmente a hospitales, centros de medicina estética y clínicas de dermatología. De esta forma, el objetivo es cubrir las necesidades y las altas expectativas de sus clientes con unos resultados excelentes, conllevando así una completa satisfacción por los resultados de sus tratamientos.

¿Por qué el tiempo de emisión en picosegundos?

La finalidad de este láser y su principal ventaja, es que entrega la energía en un espacio de tiempo realmente reducido, por lo que la concentración de energía es mucho más alta. En consecuencia, existe un mayor beneficio del efecto foto acústico, consiguiendo así la destrucción del pigmento, transformándolo en micro partículas mucho más pequeñas, las cuales posteriormente serán fagocitadas y eliminadas por el sistema inmunitario.

¿Qué diferencia hay entre los láseres que emiten en nanosegundos y los que emiten en picosegundos?

La diferencia entre emitir en picosegundos y en nanosegundos, es la duración del tiempo de emisión del pulso. Los láseres que trabajan en picosegundos, emiten en un intervalo de tiempo 100 veces más corto que los Q-Switched convencionales que emiten en nanosegundos.

El pigmento tiene un determinado tiempo de relajación térmica dependiendo su tamaño. Cuanto más pequeño es el tamaño del pigmento, también es más corto su tiempo de refrigeración térmica. Es aquí donde el láser de picosegundos vuelve a marcar la diferencia con los láseres cuyo tiempo de emisión es de nanosegundos, ya que el tiempo de emisión en nanosegundos es mayor que el tiempo de refrigeración térmica del pigmento, por lo que no consiguen su desfragmentación ni por consiguiente su eliminación.

Cuando el tamaño del pigmento es muy pequeño, sólo emitiendo en picosegundos conseguimos emitir pulsos cuyo intervalo de tiempo es más corto que el tiempo de relajación térmica del propio pigmento, consiguiendo así el estrés foto acústico necesario para su desfragmentación.

¿Qué ventajas presenta el láser de picosegundos?

Emitir en este tiempo de emisión cuenta con varias ventajas:

  • No es necesario aplicar tanta cantidad de energía como en los láseres predecesores, ya que al ser un tiempo de emisión más corto, con menor potencia emitida se consigue mayor concentración de energía.
  • Tratamiento más seguro y sin efectos secundario. Minimiza las lesiones por efecto foto térmico debido a la escasa exposición de la piel a la luz láser, de forma que no da tiempo a que se produzcan daños en el tejido epidérmico, por lo que no existen efectos secundarios comoposibles marcas.
  • Mucho más efectivo debido a que el pigmento lo desfragmenta en partículas mucho más pequeñas, facilitando así su eliminación.