Estado del lóbulo post-peraciónLa esperanza de vida cada vez mayor de las españolas  y su indudable mejor estado físico  hace que, de unos años a esta parte, los cirujanos plásticos, reparadores y estéticos vean en sus consultas a más mujeres de edad avanzada deseosas de mejorar su aspecto físico. Una de las intervenciones más solicitadas por ellas es la reducción del lóbulo de la oreja.Existe la creencia de que, con los años, la oreja “crece”, se trata tan solo de un efecto óptico causado por el adelgazamiento que suele acompañar a la edad y el aumento de las arrugas, que produce la impresión de una oreja más alargada. Paralelamente muchas mujeres que a lo largo de su juventud y edad adulta han llevado pendientes pesados y voluminosos ven como el lóbulo se alarga e incluso puede llegar a rasgarse debido al peso.

Para el Dr. Miguel Chamosa, Director de la Clínica Chamosa “cada vez encontramos en nuestras consultas a más mujeres que, a partir de los 60, desean corregir este pequeño defecto para conseguir un conjunto más armonioso”.

El doctor eliminará visualmente en la paciente la parte del lóbulo sobrante para intervenir luego la parte exacta que se quiere eliminar. La intervención, que puede durar entre media y una hora, en los casos más complicados, se realiza con anestesia local y no precisa hospitalización.

“Durante muchos años la cirugía estética estaba relegada a las mujeres jóvenes, pero el aumento de la esperanza de vida, el mejor cuidado de la mujer durante su juventud y los requerimientos de una sociedad cada vez más sensible con el aspecto físico ha provocado que las mujeres mayores, que antes desestimaban cualquier intervención de este tipo, busquen ahora mejorar su aspecto en el quirófano”.

La reducción del lóbulo además de conseguir un conjunto más equilibrado y armonioso, aporta la sensación de rejuvenecimiento general del rostro.