Según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), la demanda de tratamientos estéticos durante Navidad aumenta entre un 15 y un 20%. Factores como la mayor disponibilidad de tiempo y el frío hacen que muchas personas aprovechen estas fechas para someterse a algún tratamiento.

A pesar de que las operaciones quirúrgicas crecen, según el Doctor Pierre Nicolau, los tratamientos más demandados son los poco invasivos. Las inyecciones de toxina botulínica, los productos de relleno, los peelings superficiales y los hilos tensores son algunos de ellos, ya que los resultados son rápidos, dejan pocas señales visibles y sus efectos desaparecen en cuestión de horas. En el caso de las intervenciones quirúrgicas, hay algunas que son poco invasivas y permiten una recuperación rápida, como la cirugía de párpados o el lifting facial, que ya no tiene nada que ver con los liftings que se realizaban antiguamente”. Además, añade que “este periodo festivo permite tener tiempo libre para la recuperación y es, sin duda, un buen momento para lucir radiante”.

Las personas que se someten a este tipo de tratamientos comprenden un abanico de edad muy amplio. En el caso de las personas entre 18 y 35 años, buscan un embellecimiento de su rostro o cuerpo, mientras que las personas con una edad comprendida entre los 40 y los 65 años desean borrar los signos de la edad y recuperar el volumen perdido en la piel.

Sin embargo, durante estas fechas también es de vital importancia seleccionar cuidadosamente la clínica y el equipo médico al que se acude, ya que surgen numerosas ofertas que en ocasiones no son del todo fiables. “Por ello hay que asegurarse de que nos ponemos en manos cualificadas y nuestro doctor es experto en cirugía plástica y estética, comprobando, por ejemplo, sus credenciales en el sitio web del colegio profesional o de una sociedad científica como la SECPRE. Además, también es importante saber que el centro donde trabaja es un centro médico que ofrece todas las garantías de seguridad y tratamiento de problemas que puedan surgir”, añade el Doctor Nicolau.

Asimismo, es necesario que el médico conozca a la perfección los tratamientos que se van a realizar, ya que es muy importante que los productos sean utilizados con el fin de garantizar los mejores resultados minimizando los posibles riesgos. “La importancia de personalizar los tratamientos y adaptarlos a la necesidad de cada paciente puede influir en el resultado final del tratamiento y en la salud de los pacientes”, concluye Nicolau.