Opción Médica_51En una dieta, las calorías de las bebidas también cuentan y no debemos descuidar su ingesta si queremos mantener un equilibro entre el aporte y el gasto energético diario. El interés por el ‘culto al cuerpo’ está cada vez más extendido y la industria alimentaria trata de adaptarse a las nuevas exigencias de los consumidores
ofreciendo productos más saludables que satisfagan todos sus requisitos. En este sentido, durante los últimos años, han ido surgiendo numerosas opciones ideales para substituir bebidas calóricas y poco nutritivas como el alcohol o los refrescos azucarados, por otras más sanas como los batidos de frutas, los smoothies y los
granizados, así como el té y las infusiones, cada vez más en auge.

¿Qué las caracteriza? ¿Cuáles son las mejores alternativas? Los especialistas de la Unidad de Obesidad de Clínica Opción Médica te dan las claves para que este verano puedas disfrutar de deliciosas y refrescantes bebidas que además te ayudan a cuidarte. ¡Toma nota! Batidos, zumos, smoothies y granizados ¡Vitaminizate!
En todas ellas la fruta es el ingrediente principal, por lo que son muy nutritivas e ideales para asegurarnos el consumo de las al menos 2-3 raciones de fruta diarias
que aconsejan los nutricionistas. Aunque en un principio puedan parecer bebidas similares, no lo son; su composición y textura marcan la diferencia.

● Los batidos se elaboran a partir de frutas naturales mezcladas con lácteos como la leche o el yogur. Su consistencia es espesa y, en ocasiones, pueden incluir helado.

● Se conoce como smoothie a la bebida sin alcohol compuesta por zumos de frutas o frutas congeladas mezcladas con yogur congelado o hielo picado y, en ocasiones, leche. En un inicio era parecido al clásico granizado pero de textura más cremosa y espesa. Su principal característica es que la base es siempre algún alimento congelado.

● Los auténticos granizados están compuestos por un 85% de agua y son bajos en calorías. Son una bebida ideal para el verano siempre que estén elaborados con zumos de fruta naturales y no contengan demasiado azúcar.

● Los licuados se preparan con frutas y/o verduras y agua o leche. En este caso, la proporción de alimentos sólidos es inferior, por lo que la mezcla resultante es más líquida y uniforme.

● El zumo es la substancia que obtenemos de frutas y hortalizas mediante la técnica de la presión. Los naturales, si son recién exprimidos, mantienen las cualidades de las frutas que lo componen prácticamente intactas.

Cualquiera de estas bebidas puede ser una buena opción para hidratarse en verano y combatir el calor de forma sana y saludable. Para evitar añadir calorías extra a tu dieta, es indispensable asegurarse de que estén elaboradas con ingredientes naturales, sin azúcares añadidos, aditivos, ni grasas.

Es la hora del té
Las infusiones son sin duda las bebidas saludables de moda gracias los múltiples beneficios que aportan a cambio de prácticamente 0 calorías. Su consumo se ha extendido de forma notable durante los últimos años y ya no queda relegado
exclusivamente a la ‘hora del té’ o cuando queremos obtener una acción terapéutica.  Para desayunar, como tentempié o después de las comidas, cualquier momento es bueno para tomarse una infusión.

Existen miles de variedades de tés y plantas medicinales, cada una de ellas con unas propiedades determinadas. Algunos ejemplos son: el té verde, conocido por su alto poder antioxidante, la cola de caballo y su efecto diurético o la manzanilla, que ayuda a una buena digestión. Todas ellas se pueden adquirir fácilmente en tiendas de alimentación, teterías o herbolarios y se venden en saquitos ya preparados o a granel.

¿Cuáles son las diferencias entre té, infusión y tisana? Debido a que la popularización de su consumo es bastante reciente existen aún algunas confusiones acerca de cuáles son las diferencias entre té, infusión y tisana, así como sus formas de preparación. Por infusión se entiende cualquier bebida elaborada a partir de las hojas secas de distintas plantas que se introducen en agua caliente para extraer sus principios activos. Posteriormente, tras unos 5 minutos de reposo, se cuela el líquido y se le añade o no azúcar, leche, limón… Dependiendo de los gustos
individuales de cada uno.

El té es en realidad un tipo de infusión procedente del arbusto camellia sinensis y una de sus mayores características es su contenido en cafeína. Existen diferentes tipos de té como el verde, el rojo, el negro o el blanco, dependiendo del tratamiento al que se someten sus hojas.

Respecto a las tisanas, la principal diferencia reside en su forma de preparación, ya que, al contrario que con las infusiones, el agua debe alcanzar el punto de ebullición.