envasos one-genInvestigadores de la empresa Prima-Derm, laboratorio español de cosmética molecular, han dirigido una investigación en la que han localizado 35 nuevos polimorfismos genéticos clave asociados al envejecimiento cutáneo. Mar Arasa, responsable de I+D+i, ha coordiando el proyecto, liderado por el presidente de la empresa, el doctor José María García Antón, junto con un equipo de científicos del parque de investigación de la Universidad Autonóma de Barcelona. El estudio aporta nuevs vlaves sobre el envejecimiento cutáneo.

Esta semana han visto la luz los resultados del mayor estudio de cosmética genómica del momento. Y es que gracias a la secuenciación del genoma humano en 2003 -gran descubrimiento para el tratamiento de enfermedades hasta la fecha incurables-, hoy un equipo científico de la empresa cosmética Prima-Derm ha podido localizar 35 variaciones genéticas o SNPs (del inglés Single Nucleotide Polymorphism), el mayor número descubierto hasta el momento en genes implicados en procesos clave de envejecimiento cutáneo. Para lograrlo ha sido necesario desarrollar una tecnología ad hoc, específica y revolucionaria, mediante bioingeniería informática, con la que se han podido localizar este tipo variaciones. La investigación marca una nueva estrategia en la búsqueda de genes asociados al envejecimiento y se basa en el estudio de cada una de esas 35 variaciones (SNPs) para determinar si un individuo responde mejor que otro a un tratamiento cosmético o qué riesgos tiene de padecer alteraciones que
pueden provocar envejecimiento prematuro de la piel. El análisis de estos SNPs da información sobre el potencial de respuesta cutánea de cada
individuo y del régimen dermocosmético más idóneo a seguir, en función de las características personales y de la susceptibilidad genética.
La determinación del mapa de SNPs de cada individuo permite predecir cómo será la piel del futuro y desarrollar una solución cosmética única y personalizada basada en el análisis del perfil genético.