La primavera es la temporada estrella de las operaciones de cirugía estética. Más del 50 % del total de intervenciones se concentra entre los meses de marzo y junio; en concreto, abril se corona como el mes en el que la demanda se dispara. La llegada de las altas temperaturas y el buen tiempo inician la cuenta atrás para que luzcamos buena cara y tipazo; es el momento en que analizamos nuestro rostro y figura con detalle y en el que detectamos las partes de nuestro cuerpo que nos gustaría mejorar para ganar en confianza y seguridad. Además, esta estación es la temporada en la que aún dispondríamos del tiempo suficiente que requiere el postoperatorio para así, enfundarnos sin complejos en los trajes de baño. El Doctor Diego Tomás Ivancich nos revela cuáles son las operaciones más demandadas en esta época.

Fotolia_139398424_Subscription_Monthly_M-820x528

Mamoplastia. Consiste en un cambio de volumen y/o forma de los senos, de dos tipos: aumento o reducción. La demanda de cirugía mamaria supone casi el 50% de todas las cirugías estéticas practicadas en España; aunque, es cierto que la mayor parte de ese porcentaje corresponde a una demanda de aumento. Para esta intervención se realiza un estudio preoperatorio, una ecografía mamaria y una mamografía. Requiere anestesia general y se realiza mediante una pequeña incisión en el pliegue submamario o alrededor de la areola dependiendo del caso. Se coloca la prótesis por detrás de la glándula mamaria, por encima o por debajo del músculo pectoral según cada paciente.

Mastopexia. Este tipo de operación sirve para recolocar las mamas, elevarlas y restaurar su firmeza. La elevación del pecho se lleva a cabo en aquellos casos en que sin ser excesivo en volumen, ha sufrido una importante caída por el paso del tiempo, cambios hormonales o de peso. La operación puede realizarse bajo anestesia local si esta no se combina con otras operaciones y requiere tres incisiones: alrededor de la areola, otra vertical en forma de “T” invertida y una última horizontal. Tras retirar el exceso de piel, el pezón y la areola se recolocan en una posición más elevada y así se consigue un pecho más turgente.

pecho

-Rinoplastia. Es la cirugía que modifica la forma de la nariz, puede disminuir o aumentar su tamaño, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o modificar el ángulo entre la nariz y el labio superior. Se recurre a esta intervención, también, para corregir los problemas congénitos,  traumatismos y algunas dificultades respiratorias. La rinoplastia se realiza siempre en quirófano; esta intervención puede realizarse bajo anestesia local más sedación, o lo que es más frecuente, con anestesia general, según la complejidad de la operación y lo que considere el cirujano.

-Abdominoplastia. Consiste en la retirada del exceso de piel y grasa abdominal y en la corrección de la flacidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación del abdomen se suele dar en pacientes que han experimentado aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos. Gracias a la intervención, se consigue un vientre más plano, firme y una cintura más estrecha.
La operación se realiza bajo anestesia general y la recuperación puede llevar de unas semanas a unos meses, según el estado físico del paciente.

Cuerpo_4