Clínica Planas ha inaugurado recientemente una nueva Unidad de Riesgo de Cáncer de Mama cuyo principal objetivo es el diagnóstico precoz de la enfermedad o la localización del tumor en un estadio que permita su curación. Para conseguir dicho propósito, se ha diseñado un protocolo de actuación exclusivo que se incorporará también a otras unidades de la clínica como Antiaging, Chequeos o Unidad de la Mama. De esta manera, el centro barcelonés se convierte en la primera clínica en protocolizar el tratamiento.

 

Clínica Planas ha incluido en el preoperatorio de pacientes de reconstrucción mamaria una visita oncológica dentro de esta nueva unidad. Además, en la rutina de la primera visita de las Unidades de Antiaging y Chequeos se introducirá un pequeño cuestionario sobre riesgo de cáncer de mama del paciente para, en el informe final, recomendar una visita a la nueva unidad en caso de una historia familiar cercana de cáncer de mama. Este cuestionario también lo adoptarán los internistas encargados del preoperatorio de las cirugías de la mama.

 

Especialización y multidisciplinariedad

 

La Unidad de Riesgo de Cáncer de Mama está altamente especializada y capacitada para resolver y/o orientar a la mujer que, teniendo un riesgo normal o alto, desea controlarlo. Un equipo multidisciplinar, formado por cirujanos, senólogos, ginecólogos y psicólogos, da respuesta a la prevención minimizando las secuelas físicas y psico-emocionales, o bien proponen las mejores soluciones para tratar el cáncer.

 

Para la valoración del riesgo individual y familiar de cáncer de mama, la unidad dispone de asesoramiento de riesgo o consejo y diagnóstico genético, que permite conocer las posibilidades de padecer esta patología y diseñar un plan de actuación concreto en cada caso. Un correcto asesoramiento genético puede reducir en un 95% la incidencia del cáncer en los casos hereditarios.

 

Tras el asesoramiento inicial y con los resultados en la mano de los estudios y análisis, el equipo multidisciplinar recomendará a la paciente sobre las intervenciones preventivas reductoras de riesgo. Estas intervenciones comprenden desde un screening mamario ajustado al riesgo personalizado de la paciente; una cirugía mamaria profiláctica mínimamente invasiva; una cirugía ginecológica profiláctica mínimamente invasiva; o una cirugía profiláctica del linfedema en pacientes que van a ser sometidas a exploración ganglionar axilar.

 

Durante todo el proceso y en cada estadio del mismo, el paciente cuenta con apoyo psicológico con el fin de mantener el equilibrio emocional, así como fisioterapia para la rehabilitación del linfedema.