Muchas e interesantes conclusiones a la hora de sentarnos frente al plato se dieron en la jornada de Coaching nutricional que ha  lugar bajo el titulo: COMER EN EL SIGLO XXI con los prestigiosos doctores Ser21013gio Suárez José Contreras y Cecilia Sanz, especialistas en medicina digestiva, nutrición e intolerancias de la Clínica Medica y estética BB&S Total Beauty especializada en sobrepeso, aparato digestivo y antiage. Y es que nuestra personalidad y actitud en la mesa nos puede traer multitud de malestares, sobrepeso o bien molestias que tienen una sencilla solución sabiendo de verdad elegir nuestro menú diario. Y aunque algunos de estos interesantes consejos proceden de nuestras mismísimas abuelas, otros son producto de años de trabajo, investigación e incluso datos que nos aporta la mas sofisticada tecnología.

 POR QUÉ TANTO SOBREPESO EN LA ACTUALIDAD. CÓMO COMBATIRLO Y CÓMO APRENDER A TENER BUENOS HABITOS SIN QUE SEA UNA PESADILLA

Mantenemos aún el gen ancestral del los tiempos en que el hombre comía quizás una vez a la semana o una vez en tres días pues tenía que cultivar, elaborar, cazar y buscar los alimentos, hemos pasado a movernos casi nada en comparación y en cambio a comer incluso más. Parece que han de pasar incontables años aún, para que nuestro organismo empiece a reeducarse genéticamente ya que la nevera está repleta de comida, por ello la educación en este momento ha de venir de nuestra mente, voluntad y hábitos.

Analizar bien el estilo de vida de la persona, desde si come en casa o no, si cocina sus alimentos o no, por su puesto su vida, cantidad de horas de sueño y lógicamente edad, sexo y el dato quizás más delatador su composición corporal, si tu cuerpo está más compuesto de músculo, de líquido o de grasa, pues en función de ello, imaginando que nuestro cuerpo es una caldera que quemara con más o menos potencia, no sólo por la actividad que registremos sino por nuestra propia composición corporal. ÉSTA ES LA CLAVE Y EL DATO que nos ofrece la sofisticada medición del sistema Tanita, como bien apunta la doctora Sanz, la cual es partidaria de un exhaustivo examen del paciente al igual que una simbiosis donde el paciente-mÉdico elaboran esa “educación” no adquirida en la mesa pero sabiendo que la imposición es poco exitosa.

Las claves son el proceso de ajuste, mantenimiento y adaptación; saber muy bien utilizar los alimentos y tener el concepto mental de que no estamos a dieta sino que esa ha de ser de por vida nuestra manera de comer y vivir

Nuestra actitud a la hora de comer es importante.

Si comemos sin apenas masticar consumiremos gran cantidad de comida, en poco tiempo y no le daremos tiempo al cerebro a avisarnos de la sensación de saciedad. Cuando queramos darnos cuenta de que estamos “llenos” ya será demasiado tarde.

Si ingerimos comidas rápidas, precocinadas y los snacks tienen muchos azúcares. provocamos que nuestro páncreas genere mucha insulina, por ese exceso de azúcares, y por tanto, el destino de esos azúcares irán a parar muy rápidamente a nuestros “michelines”. El cuerpo no asimilará los nutrientes y de nuevo volveremos a tener sensación de hambre, a pesar de que nuestro cuerpo “a acumulado” ese azúcar y la ha convertido en grasa.

El insomnio y la nevera son malos compañeros. El cortisol es la hormona del estrés, la responsable de mantenernos activos. Y el cortisol es de la familia de las corticoides, responsables de las alteraciones de peso. Por ello, si el insomnio es crónico o grave, es necesario consultar con el médico especialista, pues además de comer por ansiedad el dormir poco puede hacer que tengamos una facilidad de engordar

 

Si además contamos con INTOLERANCIAS O EL MAL LLAMADO COLOR IRRITABLE el tema se complica pero tiene solución

Es muy normal escuchar eso de “coma lo que coma todo me sienta mal”. De hecho, hemos asimilado que a causa del tipo de gastronomía que tenemos ya aceptamos que nuestras digestiones sean pesadas en determinados momentos.

En realidad, hay ciertos alimentos que poseen unos azúcares que no son ingeridos por el cuerpo en su totalidad. Los sobrantes en nuestros intestinos se quedan almacenados, fermentan, y esto provoca gases, estreñimiento o diarrea., hinchazón, retención de líquidos De ahí, que nos levantemos bien, pero nos vayamos hinchando a lo largo del día.

Cuatro grupos son los responsables AZÚCAR ,LACTOSA ,POLIOLES es decir lo bajo en azucar o azúcares pues llevan otras composiciones y FRUCTOSA

Por eso en ocasiones, se mal justifica el colon irritable con un estado de nervios y ansiedad. A nivel médico no hay una sintomatología clara para definir el colon irritable. De hecho, es un cajón de sastre donde aún muchos doctores derivan a sus pacientes al no poder identificar las intolerancias alimenticias.

El Doctor Sergio Suárez, confirma que desde hacía 25 años no ha salido de los laboratorios ni un medicamento nuevo para esta enfermedad, por lo que decidió investigar en este campo. De sus muchos años de trabajo se deducen todas estas conclusiones que han llevado a solucionar el problema a infinidad de pacientes.

Ahora ya sabemos que no son los nervios, son los alimentos que comemos. Por ello, es muy importante tener una buena actitud a la hora de sentarnos a la mesa. Es decir, lo importante es saber cómo nos encontramos al ingerir uno u otro alimento. Así como conocer y cuidar las bacterias del intestino. Unas bacterias que nos van a venir dadas genéticamente. De ahí que muchos niños tengan problemas gástricos desde que toman su primer potito.

Las intolerancias las tenemos desde que nacemos, pero cuando somos niños nos vamos acostumbrando a ese estado de “digestión pesada” y sensación de “vientre hinchado”. En ocasiones, para controlar estos síntomas, se diagnostica Intolerancia a la lactosa, apendicitis, gastroenteritis…cuando en realidad deberíamos controlar el tipo de alimentos que ingerimos.

En realidad, no es que “todo nos siente mal” sino que todos somos intolerantes a algunos azúcares, y la cantidad que ingerimos de ellos, sí es importante. Por ello, el doctor Suárez nos aconseja realizar la prueba de las intolerancias muy especifica no un test que suele venderse en muchas clínicas

SI TU CASO ES DE INTOLERANCIAS A LA FRUCTOSA RECOMENDACIONES PARA TENER UNA BUENA DIGESTIÓN

  • Sustituir el ajo y la cebolla por cebollino.
  • Cuidar la cantidad de ingesta de verduras y frutas.
  • Evitar aquellos alimentos que indiquen “Cero Azúcares Añadidos”, significa que se han sustituido por “azúcares polioles”.
  • Evitar el vino tinto.
  • Tomar solo una copa de vino blanco al día.
  • Beber una cerveza, en días alternos.
  • Evitar la bollería industrial y sustituirlo por repostería casera, y chocolate puro.
  • No Ingerir demasiada cantidad de lo que “sí podemos comer”, ya que el número de bacterias en nuestro intestino sigue siendo limitado.
  • Vigilar qué tipo de alimentos nos provocan las digestiones pesadas.