Intranquilidad, nerviosismo, ansiedad y aburrimiento. Muchas personas están viendo crecer estas sensaciones a medida que pasan las horas y los días de confinamiento domiciliario con motivo de la pandemia por coronavirus.

Aunque las autoridades sanitarias recomienden con insistencia mantener la calma y entre todos nos enviemos recomendaciones de ocio casero, es cierto que se hace difícil en algunos momentos seguir una disciplina coherente en cuanto a costumbres y rutinas.

Una de las más importantes es la alimentación, en cuanto a horarios y productos, no sólo por la repercusión que una mala nutrición puede tener en nuestro sistema inmunitario, con el consiguiente incremento de las probabilidades de contagio, sino también por el aumento de peso que conlleva.

Sobre el primer aspecto, el doctor José Luís Sambeat, recomienda, ahora más que nunca, comer sano. Con este objetivo, y con la mente puesta ya en el verano, el experto en nutrición nos deja estos consejos:

  • No asociar la alimentación con los momentos placenteros del día, más si tenemos en cuenta que salir a comprar puede ser uno de ellos. 
  • Elaborar con tiempo, y pensando en menús semanales, la lista de la compra, en la que deben primar los productos básicos de primera necesidad sobre caprichos como salsas, aperitivos y postres.
  • Incluir entre tres y cinco raciones  al día, como mínimo, de frutas y verduras, que nos aportan las vitaminas necesarias para luchar contra el virus y nos mantienen en nuestro peso.
  • Eliminar del todo dulces, productos procesados, helados y también lo salado en exceso. Estos alimentos agravan patologías como la diabetes y la hipertensión, que pueden ser motivo de riesgo y consulta, algo complicado en estos momentos.
  • Mantener una rutina de horarios y tratar de evitar el picoteo entre horas y las visitas innecesarias a la nevera. No sólo engordaremos más sino que agotaremos antes la despensa, lo que nos obligará a salir más y nos pondrá en peligro de contagio sin necesidad.
  • Tener especial cuidado con el autoboicoteador que todos llevamos dentro. Esa voz que nos dice que como todo parece en suspenso, la dieta y la vida sana podrían estarlo también. Huye de esta clase de trampas. Te costará después recuperar el peso y la salud perdidas.

Uvas, Brócoli, manzana con su piel y, sobre todo cebolla roja para subir las defensas

Por otro lado, y con el objeto de potenciar el refuerzo inmunitario de manera natural, comiendo sano, el director de Clínica San Pablo, recomienda tomar alimentos ricos en quercetina como medida de prevención. Se trata de un flavonoide natural que ha demostrado anteriormente su eficacia contra virus responsables de enfermedades respiratorias y que se encuentra en una serie de alimentos como las uvas, el brócoli, la piel de las manzanas y, sobre todo, en la cebolla roja. Jose Luís Sambeat nos recomienda aumentar el consumo de uno o varios de estos alimentos. Por último, el experto en diagnóstico de la obesidad, aconseja buscar la oportunidad en esta crisis para comenzar una nueva forma de alimentarnos que no sólo nos sirva para mantener la línea ahora mientras estamos en casa o pensando en la playa y el bikini. Sambeat nos anima a iniciarnos en el coaching nutricional, que enseña a comer sano para toda la vida sin sacrificios.