Esta mimagen_gedetxxviiiañana se han reunido alrededor de 600 especialistas en Santiago de Compostela para asistir a la XXVIII Reunión del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica (GEDET) de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) y, conocer así, las novedades y avances en este ámbito. Se trata de la Reunión científica más importante de la Academia Española de Dermatología y Venereología después de su Congreso Nacional. En la Inauguración del evento, muy relevante para el sector de la salud, han estado presentes entre otros, el Consejero de Sanidad de Galicia, D. Jesús Vázquez; el Gerente del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, D. Luis Verde; el Presidente de la AEDV, D. Pedro Jaén; la Coordinadora del Grupo de Dermatología Estética y Terapéutica de la AEDV, Dña. Elia Roó; y el Presidente de la Sección territorial gallega, D. Hugo Vázquez.

 

Para el Dr. Hugo Vázquez, organizador y coordinador con la Dra. Roó de “la XVII Reunión del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica de la AEDV, el motivo fundamental que mueve a los especialistas en Dermatología Médico Quirúrgica y Venereología, es tratar (terapéutica) a nuestros pacientes de todas y cada una de las enfermedades de la piel que le consulten, desde enfermedades víricas pediátricas hasta el cáncer de piel, desde psoriasis hasta el acné, pasando por la dermatitis, para conseguir curar o mejorar el estado del paciente con el fin de obtener un resultado óptimo, que sea agradable para el paciente y para su entorno (estética). Siempre que con nuestra terapéutica controlemos o curemos una enfermedad de la piel con un buen resultado estético, estaremos cumpliendo con nuestro deber ante nuestros pacientes y ante la sociedad. En esta Reunión más de un tercio de los Dermatólogos españoles veremos, estudiaremos y actualizaremos todos los medios disponibles para lograr esos objetivos, tratar con el mejor resultado estético y conservar la salud del resto de la piel sana”.

 

De este modo, se trata de una oportunidad única, ya que tal y como asegura la Coordinadora del Grupo de Dermatología Estética y Terapéutica de la AEDV, Dña. Elia Roó, el GEDET se encarga de difundir el conocimiento y la actualidad en estética y terapéutica dermatológica. Así, esta Reunión anual permite el intercambio de opiniones y experiencias entre los dermatólogos españoles. La experta resalta que a esta XVIII Reunión, que se celebra en Santiago los días 25 y 26 de noviembre, acudirán más de 600 dermatólogos y “esperamos que sea un éxito, gracias al interesante y completo programa que se ha elaborado en el que participan ponentes expertos en cada uno de los temas. A todo ello, hay que añadir “el indudable atractivo turístico y cultural de la ciudad de Santiago de Compostela”. Y es que, como la Dra. Roó ha confirmado, está edición ha batido récord de participantes.

 

Por su parte, el Dr. Agustín Viera, Miembro de la AEDV, ha sido uno de los ponentes en la interesante charla Qué hay de nuevo en estética. El especialista ha explicado que, en cuanto a los avances en este ámbito, son muchas las novedades que se han presentado en los últimos años en lo que a dermatología estética se refiere, ya que esta especialidad “cuenta con técnicas y tecnologías en continua evolución”. Además, es un área totalmente personalizada y en continua demanda, puesto que “el dermatólogo analiza la salud y la estética de la piel facial considerando el estado de su capa córnea, el ciclo madurativo del queratinocito, el comportamiento del melanocito, el estado de la dermis, la actividad sebácea y la presencia de inflamación clínica o subclínica”. Lo que está claro es que el dermatólogo es el médico especialista adecuado para tratar la piel, ya sea una piel sana o enferma.

 

En cuanto a las principales preocupaciones estéticas de los pacientes dermatológicos, ha incidido, varían con la edad: entorno a los 25-35 años, asegura que la apariencia cansada, piel deshidratada y ojeras son las causas fundamentales por las que acuden al especialista. Más adelante, de los 35 a los 45, son también las pequeñas arrugas las protagonistas de la consulta. En la franja de los 45 a los 60 años se suman la pérdida de firmeza facial o la flacidez en el cuello. Asimismo, se ha informado que el manchado irregular de la piel facial es uno de los principales motivos de consulta dermatológica en general, ya que genera un importante impacto en la calidad de vida de quien lo sufre. No obstante, en este último año se han demostrado nuevas causas responsables de la activación anómala de su célula responsable: el melanocito. Esto ha permitido incorporar nuevos medicamentos, como el ácido tranexámico, que permiten un abordaje revolucionario para casos de irregularidad pigmentaria persistente.

 

También ha explicado que la dermatología estética valora el envejecimiento facial de forma tridimensional, tratando no solo la piel facial, sino también las arrugas dinámicas y estáticas, los surcos faciales, los cambios de volúmenes y la flacidez. Además, ha insistido en que el dermatólogo es el médico especialista del envejecimiento facial tridimensional. Y es que el dermatólogo estético es un gran conocedor de la anatomía facial. El Dr. Viera también ha especificado que los dermatólogos cuentan, a partir de este año, con un nuevo producto, el ácido deoxicólico, “que infiltrándolo, nos permite reducir la grasa submentoniana (papada), de forma no invasiva”. Además, “siendo el cuello una de las principales preocupaciones estéticas de la población que nos consulta, esta técnica nos permite un abordaje integral del mismo, incorporándolo a nuestras técnicas de tensado y mejora de piel”, ha especificado.

 

Así, la dermatología estética aporta soluciones técnicas y tecnológicas para el remodelado corporal: láseres específicos, criolipólisis y ultrasonidos focalizados junto a técnicas para la mejora de la celulitis y la flacidez para pieles grasas. Asimismo, ha citado un interesante estudio que demuestra, por primera vez, cómo la carboxiterapia (CO2 infiltrado) reduce de una forma eficaz los acúmulos grasos localizados.

 

En este sentido, todas las estadísticas apuntan a que la dermatología médico-quirúrgica en general y la dermatología estética como subespecialidad, continuará creciendo de forma progresiva y acentuada en los próximos años. De esta forma, los aspectos del dermatólogo que más valora la población son su conocimiento científico de la piel, el concepto de salud, el desarrollo tecnológico de la especialidad y la incorporación de técnicas mínimamente invasivas desde el criterio de la búsqueda de naturalidad y equilibrio estético.

Enmarcada también dentro del bloque Piel Sana y Estilos de Vida, el Dr. Julián Conejo Mir ha tratado uno de los temas que más expectación están generando actualmente, el de los tatuajes extensos en deportistas de élite. El doctor ha insistido en la importancia de concienciar a los jugadores de revisarse posibles anomalías para prevenir enfermedades y adquirir hábitos saludables del cuidado de la piel. El especialista de la AEDV ha transmitido a la población lo relevante que es un diagnóstico precoz del cáncer de piel y la prevención de ciertas enfermedades teniendo cuidado día a día y acudiendo al dermatólogo ante la mínima duda, porque como él asegura, la excesiva exposición solar, la moda de los tatuajes o el sometimiento a determinados tratamientos para acelerar el bronceado y lucir un cuerpo moreno, son claves en el día a día de la sociedad. Así, el experto aconseja a los futbolistas que sean ellos mismos quienes se hagan su propia revisión de la piel, prestando especial atención a su cara e incluyendo la nariz, los labios, la boca y las orejas. También les recomienda que se realicen la exploración por detrás de las mismas (utilizando espejos para lograr una visión clara) y detectar posibles manchas o cambios en alguna de ellas. En estos casos, lo importante es acudir inmediatamente al dermatólogo, como especialista de la piel, para poder resolver cualquier tipo de duda.

La AEDV insiste así en que, a pesar del incremento del número de casos de cáncer de piel en España, la mortalidad por esta enfermedad se ha estabilizado, pero es importante una detección precoz. De esta forma, queda patente que el papel del dermatólogo es fundamental, ya que es el profesional que mejor conoce la piel y puede orientar sobre las medidas más adecuadas para la prevención de esta enfermedad. Este experto utiliza los medios de diagnóstico más eficaces, fiables y modernos, además de conocer el manejo tanto de los tratamientos convencionales como el uso de medicamentos novedosos para combatir lesiones precancerosas y algunos tipos de cáncer o el tratamiento del melanoma en fases avanzadas.

En cuanto los talleres, por ejemplo, el Dr. Miralles y la Dra. Cornejo han apostado por la tecnología de última generación. De este modo, han explicado el tratamiento de lesiones vasculares y pigmentadas con luz pulsada de última generación capaz de dar pulsos de submilisegundos, lo que es muy útil en caso de indicaciones cuya única opción terapéutica era el láser de colorante pulsado. Esto es, manchas en vino de oporto, eritemas faciales, poiquilodermas, etc. También han explicado las bondades de la tecnología fraccionada no ablativa para estimular la síntesis de colágeno y tratar estrías, cicatrices de acné, quirúrgicas con dos nuevos sistemas. En este sentido, los láseres fraccionados que tienen como diana el agua son penetrantes y son los más indicados para remodelar los tejidos sin o con mínimo tiempo de recuperación. Relativamente nuevos creemos que cubren una demanda muy amplia de aquellos pacientes que quieren tratarse, pero no pueden permitirse o temen un tratamiento más agresivo como por ejemplo un C02. Por último, han abordado el tema de la eliminación de tatuajes con láser de picosegundos de Alejandrita. Además de poder eliminar los colores difíciles como los azules y verdes, es más respetuoso con la piel al utilizar duraciones de pulso más cortas dejando muy buena calidad cutánea al finalizar el tratamiento, han asegurado. Además, los láseres de picosegundos también cuentan con una modalidad de rejuvenecimiento no ablativo que permite optimizar su alto coste.

 

El Dr. Jorge Soto, Director de la Fundación Piel Sana de la AEDV, en su ponencia ¿Y qué hago yo? ha resaltado la alta demanda que se recibe en consulta de pacientes que quieren mejorar su físico. El rejuvenecimiento es clave en este sentido, porque muchas veces es el dermatólogo el único especialista y punto de referencia que el paciente tiene para este tema. Para ello ha insistido en que una parte es genética, pero otra se puede modificar teniendo unos hábitos de vida saludables, haciendo una buena dieta adecuada comiendo todo tipo de vegetales de todos los colores e hidratos de carbono de bajo índice glucémico. La actividad física es fundamental, recalca el Doctor: “150 minutos a la semana de ejercicio es fundamental, así como recorrer 16 kilómetros por hora en bicicleta o hacer meditación”. En conclusión, poder desarrollar actividad física, aunque sea moderada, dependiendo de cada persona, pero hacer ejercicio en definitiva. También influye tener relaciones sexuales saludables o dormir el tiempo suficiente. De hecho, ha comentado el Dr. Soto, que, por ejemplo, se han creado almohadas para evitar las arrugas. Eso en cuanto a cosas fundamentales que hay que hacer en el día a día de cada persona.

 

En un segundo nivel estarían las cosas importantes pero que aún hay que demostrar el 100% de la efectividad. Por ejemplo, ha mencionado fármacos como la metformina, que sería, aunque hay ver aún la fiabilidad, el primer fármaco antienvejecimiento reconocido por la FDA, sustituyendo, de este modo, al ejercicio físico o la dieta. “También hay que ser partícipe en la vida social”, ha incidido. Así, recalca hay detalles en la vida cotidiana de los que no prestamos mucha atención al darlos por sentado, pero son muy relevantes para un buen estilo de vida.

 

Por último, el Director de la Fundación Piel Sana, ha mencionado el exposoma, es decir, factores que influyen en el envejecimiento de la piel, que son el sol, la polución, el tabaco, la falta de sueño, el estrés, la nutrición y el sedentarismo, entre otros.

 

En definitiva, el objetivo es conseguir un estilo de vida dermosaludable y que los años que se viven, que cada vez son más, sean de la máxima calidad posible.