Según la SECPRE, el aumento de pecho es la operación estética más demandada de España en la actualidad. Anualmente se someten a ella cerca de 16.000 mujeres entre los 18 y 45 años, siendo diferentes los fines de estas intervenciones: algunas lo hacen para paliar complejos, otras por salud y otras, simplemente, por estética. Lo que está claro es que a partir de esta intervención, diferentes aspectos del día a día de las pacientes cambiarán. El Dr Diego Tomás Ivancich, especialista en cirugía plástica, estética y reparadora, explica qué cambios puede experimentar una paciente en su rutina tras haber sido sometida aun aumento de mamas.

  • Mejora la vida social: está demostrado que el aumento de pecho supone un incremento en la autoestima de quien se somete a él. Este hecho hace que la persona que lo vive tenga más ganas de relacionarse con los demás, ya que estará más segura de sí misma. Por lo que los encuentros con familiares, amigos, conocidos… irán en aumento y su vida social, sin duda, mejorará.
  • Cambios en el modo de vestir: diferentes expertos aseguran que no es necesario cambiar el armario tras una operación de aumento de mamas. Lo que puede ser es que en ciertas prendas ajustadas y escotadas sí que se tenga que cambiar de talla, pero no como regla general. Por otro lado, muchas de las mujeres que se someten a esta operación comienzan a utilizar escotes, ya que ahora sí que se sienten cómodas con el tamaño de sus pechos y deciden “mostrarlos” más. Cabe destacar que las prendas que mejor les sientan a estas mujeres son las que tienen la cintura ajustada.
  • Cambios en la rutina sexual: tras una operación de aumento de pecho, las mujeres se sentirán más sexys y vitales con su nueva imagen; lo que se traducirá en un aumento de la excitación y de la líbido, convirtiendo en más plenas y activas sus relaciones sexuales.
  • Mejora las actividades de grupo: todas las personas que se someten a una cirugía de aumento de mamas y sienten que su físico ha mejorado, se verán mucho más confiadas para practicar actividades que las pongan en contacto con otras personas. Yoga, Zumba, Pilates, Running…son algunos ejemplos.