CLINICA ORDAS068Es una de las épocas en las que más se demanda la reparación de la piel. Tras la sobreexposición de la misma a condiciones extremas de sol, viento y otros agentes medioambientales, tras el verano, la época otoñal se convierte en una de las que más preguntas genera en torno a la mejora facial. El Dr. Fernando Ordás, nos adelanta los tratamientos y actuaciones más eficaces para conseguir un rostro bello y definido a la vuelta del verano.

 

Después del verano se multiplican las consultas para reparar la piel de los estragos del sol. Preocupan especialmente las manchas y las pigmentaciones irregulares, pero también problemas como las arrugas y mejorar el tono y la textura de la piel en general. Basada en su experiencia, Clinica Ordás ha diseñado varios protocolos de tratamientos para atajar todos estos problemas y conseguir: una piel limpia, una piel joven y una piel firme. Dichos protocolos se aplican basados en un minucioso diagnóstico. Y, según la edad y las necesidades de cada piel, podrá necesitarse tan sólo uno o varios combinados.

 

PIEL LIMPIA: SIN MANCHAS

 

El tratamiento de las manchas es uno de los más demandados a lo largo de todo el año. Las pigmentaciones irregulares se han convertido en la principal preocupación del aspecto de la piel, por delante de las arrugas.  Lo importante es realizar un buen diagnóstico sobre el origen de la mancha y aplicar el tratamiento adecuado.

·  Léntigos o manchas solares: están provocadas por la excesiva exposición solar y por la edad. Son como pecas color café con leche que surgen en rostro, escote y brazos. Se tratan con Láser Alejandrita y 750 nm QS que actúan como una goma de borrar con las manchas. En una única sesión pueden eliminarse todas las manchas y lograr un rostro limpio y rejuvenecido. Tras la sesión se formará una pequeña costra que dura entre ocho y diez días. Después habrá que extremar la protección solar en la zona tratada.

· Queratosis seborréicas: son formaciones costrosas, con relieve, de color

marrón oscuro o negras, con aspecto de verrugas. Suelen aparecer a partir de los 40 años. Son tumores benignos de la piel. Se tratan también con el láser Alejandrita.

· Melasma: las manchas hormonales, como el melasma, se tratan con un peeling específico denominado Peeling Doble. El tratamiento comienza en la consulta con la aplicación de una mascarilla específica que se dejará unas horas en exposición. Después continua en casa durante aproximadamente un mes con la aplicación de varias cremas despigmentantes que se usan de forma combinada. Tras el tratamiento habrá que tomar medidas preventivas para evitar que vuelva el melasma aunque es habitual que haya que hacer tratamientos de mantenimiento.

· Daño solar: Clear+Brilliant es una nueva generación de láser fraccionado

específico para mejorar la textura y luminosidad de la piel y disminuir y cerrar los poros. Ideal como tratamiento regenerador de la piel después del sol y para prevenir los signos de envejecimiento a partir de los 30.

 

¡Sin arrugas!

Las arrugas producidas por el exceso de sol suelen ser más pronunciadas y antiestéticas que las del envejecimiento cronológico y natural de la piel. Existen diferentes técnicas, desde láser a rellenos, para paliar las consecuencias del envejecimiento prematuro causado por el sol.

 

· Rejuvenecimiento facial con láser:

Se trabaja con diferentes equipos de láseres fraccionados como Fraxel, Icon o Co2re para tratar todos los signos del envejecimiento: suavizar arrugas, tratar manchas e imperfecciones y mejorar la textura y luminosidad de la piel. El láser fraccionado nos permite adaptar el tratamiento al grado de envejecimiento de la piel y su principal ventaja es que apenas necesita tiempo de recuperación. La piel queda renovada y mucho más joven. Recomendable a partir de 35-40 años, según el daño solar sufrido.

 

· Resurfacing: es la técnica estrella del doctor Ordás, una técnica que logra un rejuvenecimiento integral del rostro, en un único tratamiento elimina manchas, arrugas y cualquier signo de envejecimiento facial. Tras el tratamiento, que requiere retiro, surge una piel nueva y mucho más joven. Rejuvenece de una forma absolutamente natural. Indicado para pieles maduras.

 

· Rellenos e infiltraciones: son técnicas no invasivas que rejuvenecen la piel desde el interior. Realizamos mesoterapia facial con materiales biocompatibles como Radiesse (hidroxiapatita cálcica), infiltraciones de ácido hialurónico y regeneración con plasma. Se pueden realizar desde los 30 años para tratar la piel desde el interior y mantenerla nutrida e hidratada.

 

· Botox: la toxina botulínica rejuvenece la mirada mediante el tratamiento de las arrugas del tercio superior del rostro: pata de gallo, entrecejo, frente y cejas.

 

 

Firmes, sin flacidez

 

La flacidez es otra de las consecuencias directas del exceso de sol porque daña las fibras de colágeno. Los primeros signos de flacidez aparecen a partir de los 35 años, cuando comienza a descender nuestra capacidad de generar colágeno y elastina, los responsables de mantener firmes los tejidos.

· Flacidez: Thermage CPT es un equipo de radiofrecuencia médica

para el tensado de la piel, un sistema que consigue devolver el tono y tensar los tejidos en una única sesión.

 

· Bioplastia: es una moderna técnica que permite modificar los rasgos y

volúmenes del rostro mediante la implantación de materiales de relleno

biocompatibles. Estos materiales se aplican debajo del músculo para lograr

resultados naturales. Mediante bioplastia se pueden modelar nariz, pómulos, mentón y óvalo facial para conseguir unos rasgos armoniosos.

 

 

 

 

Doctor Fernando Ordás

Especialista en Dermatología medicoquirúrgica y venereología.

 

 

El Dr. Fernando Ordás ha venido desarrollando desde 1980 su actividad en consulta privada, donde ha atendido a más de 60.000 pacientes.

 

El doctor Ordás ha sido uno de los pioneros en España del uso del láser con aplicaciones en dermatología quirúrgica y estética.

 

Clínica Ordás es una de las tres clínicas de referencia de la Seguridad Social para la atención de casos especialmente difíciles, junto a la Clínica Teknon de Barcelona y la Clínica Universitaria de Navarra.