Clinica_Francesa_Dray

Clínica Francesa Dray

¿Misión imposible?

Aunque parezca imposible, se puede disfrutar de la navidad sin engordar. Sin renunciar a las celebraciones y siguiendo unas pequeñas pautas, podemos acabar las fiestas igual o mejor que cuando empezaron. El equipo de nutricionistas de la Clínica Francesa Dray os da unos consejos para  que estas navidades no dejen huella en nuestro cuerpo.1.       Elegir bien
– Entrantes: Lo más recomendado es escoger aperitivos sin salsas y que contengan verduras. Las sopas y las cremas son excelentes aliadas.
– Primeros: Las ensaladas frías aliñadas con aceite y vinagre son muy buena opción ya que  resultan li­geras. También podemos decantarnos por verduras o alimentos del mar como el marisco, el pulpo, la sepia…
– Segundos: Es mejor optar por pescados que por carnes rojas, ya que estas últimas son más calóricas. Aun así, si no hay más remedio, mejor decantarnos por consumir aquellas con menos grasa como el pollo o el pavo.
– Postre: las macedonias de frutas resultan muy vistosas. Las tartas, pasteles o turrones se pueden consumir con moderación como postre en los eventos, pero nunca en los días posteriores o entre horas.
2.       Beber mucha agua
Es conveniente beber agua a lo largo de todo el día y durante las comidas para mantener la sensación de saciedad y disminuir el consumo de alimentos, alcohol y refrescos azucarados. El máximo alcohol permitido es dos copas de vino diarias en el hombre y una en la mujer.
3.       Comprar con el estómago lleno
Un error común es comprar mucha más comida de la que se necesita el día de la fiesta, de forma que las sobras se van consumiendo durante los días poste­riores. Esta no es una buena opción porque la dieta no está siendo equilibrada, estamos alargando un menú de mucho más tiempo. Es recomendable comprar lo ajustado a las comidas que se van a preparar, para ello un truco es ir a hacer la compra con el estómago lleno.
4.       Ejercicio moderado
Vacaciones no es sinónimo de sedentarismo, sino todo lo contrario. Se puede aprovechar para salir a andar, un paseo diario de 30 minutos a paso ligero  es suficiente para consumir las calorías que estamos ingiriendo si se siguen los consejos anteriores.
5.       Auriculoterapia
Se puede recurrir a terapias alternativas para evitar la sensación de hambre y  la ansiedad por comer. En la Clínica Francesa Dray realizamos auriculoterapia, una variante de la acupuntura que  consiste en estimular  puntos reflejos de la oreja para enviar un impulso nervioso a la parte del cuerpo correspondiente, de esta forma el organismo es capaz de utilizar sus propios recursos para recuperar el equilibrio. En este caso se consigue eliminar la ansiedad por comer. El proceso es sencillo e indoloro, se insertan unas microesferas de acero que deben dejarse colocadas de 48 a 72 horas, una vez solucionado el problema se retiran.
6.        Tratamiento
También es conveniente realizarse un tratamiento reductor al terminar el periodo de fes­tejos. En la Clínica Francesa Dray contamos con la aparatología Vip Line (exclusiva en nuestra clínica) que, en combinación con mesoterapia corporal y terapias manuales, consigue modelar la figura, tratar la piel de naranja y tensar el tejido en pocas sesiones.