“En un diente con caries será posible volver a crear el esmalte y la dentina que fueron destruidos”, apunta el doctor Iván Malagón.

Si la experiencia y la realidad nos han enseñado algo es que casi cualquier cosa que podamos imaginar se puede hacer real. Porque si no, ¿cómo íbamos a pensar que se podría fabricar algo tan sólido como un diente desde algo tan etéreo como son las células madre?Antes de nada estaría bien que aclaremos qué son y cómo funcionan las células madre: pueden ser extraídas del embrión humano y también de diversos otros tejidos de nuestro cuerpo ya adulto, y por decirlo de alguna manera, son ese actor que se traviste varias veces durante una función para representar varios personajes: células que pueden transformarse en diferentes células del cuerpo. Lo más importante es que investigadores de todo el mundo estudian la posibilidad de usarlas para regenerar tejidos dañados, como el de un corazón tras un infarto, por ejemplo.

Así que sin duda, y en palabras del odontólogo Iván Malagón, “es uno de los mayores descubrimientos y de las mejores noticias del siglo XXI, ya que van a suponer una revolución a la hora de tratar diversas enfermedades”.

La revolución odontológica

Una pareja de expertos de la Universidad Federal de Sao Paulo, Silvio y Mónica Duailibi, junto con investigadores del Hospital de Massachusetts, en Estados Unidos, descubrieron que las células madre también podían servir para crear dientes en ratones y publicaron un estudio en el diario Journal of Dental Research.

Aunque naturalmente todo el proceso se halla en sus primeras fases y hay que investigar mucho más hasta poder aplicar este avance en humanos, no cabe duda que ese proceso se puede convertir en una revolución en toda regla para el mundo de la odontología.

Iván Malagón nos cuenta ha sido el proceso: “Experimentos anteriores ya habían conseguido hacer crecer dientes en el abdomen de ratones, el salto ha llegado cuando lo han logrado dentro de la boca, en la mandíbula”. Lo que supondrá en el futuro es que la medicina trabaje con la regeneración al contrario de la reparación. “Esto quiere decir que en un diente con caries será posible volver a crear el esmalte y la dentina que fueron destruidos”, apunta el doctor Malagón.