La revista portuguesa VIP ha publicado una portada en la que asegura que Cristiano Ronaldo es “Adicto al bótox y se gasta miles de euros en cirugía plástica”. Afirmación que ha causado mucho revuelo y de la que se ha hecho eco gran parte de la prensa internacional. Lo que ocurre es que por desconocimiento y casos de personajes públicos mejores o peores, últimamente hay muchos errores de interpretación que acaban creando controversia en varios medios de comunicación sobre los múltiples tratamientos que se practican los famosos.

Se habla de que CR7 “se ha gastado miles de euros en cirugía plástica” y en realidad podemos observar que se ha podido realizar algunos tratamientos de medicina estética como bótox, vitaminas con ácido hialurónico y PRP (Plasma Rico en Plaquetas) con los que ha mejorado su aspecto respecto a la imagen que tenía en sus inicios en el mundo del fútbol.

captura-de-pantalla-2016-11-02-a-las-17-07-25-copiaUltimamente, sólo se habla de los malos resultados o abusos cuando alguien es un personaje público. Lo cierto es que la medicina estética es un campo en el que, existe un gran intrusismo, ya que cualquier médico recién titulado o de otras especialidades puede ejercer de médico estético. Muchos son los casos de ginecólogos, médicos de familia, dermatólogos, etc, que amplían campo iniciándose en el mundo de la medicina estética sin ser especialistas. Cosa que no pasa con la cirugía plástica y estética, que es una especialidad de por sí que dura varios años su formación.

El judador, nunca ha ocultado su pasión por los tratamientos estéticos y en sus perfiles públicos no duda en mostrar algunos de sus trucos de belleza, aunque eso le haga ser la diana de muchos comentarios.

Desde Dr. Junco, Cirugía Plástica y Estética recomendamos antes de decidir someterse a cualquier tipo de intervención, buscar un buen especialista que estudie el caso, proponga un buen tratamiento y que tenga a sus espaldas casos de éxito que le avalen.

Un buen tratamiento no sólo puede solucionar un problema físico, sino aumentar la autoestima de las personas. Mejorar sus relaciones sociales e incluso laborales. Pero como todo en la vida, son decisiones que deben meditarse y acudir siempre a los mejores profesionales.

Lo más importante a la hora de somerterse a un tratamiento de medicina estética es una buena comunicación médico-paciente para saber qué resultados desea obtener el paciente, una buena práctica del médico estético y, sobre todo, que el profesional asesore a sus pacientes sobre lo importante que resulta una belleza natural con la que el paciente conserve su expresión natural y no una cara acartonada e inanimada.

En nuestra consulta hacemos hincapié en la importancia que tienen los tratamientos como parte de la prevención y no como última opción… de esta forma, necesitaremos poco producto e intervenciones mínimas para obtener grandes resultados.

El bótox es hoy en día el rey de los tratamientos estéticos y uno de los mejores aliados contra el envejecimiento, sin embargo, existen gran número de dudas y leyendas urbanas al respecto.

El Dr. Junco nos aclara las más frecuentes sobre este tratamiento tan adorado por actrices y cantantes:

  •   Sirve para prevenir futuras arrugas y para difuminar las existentes.
  •   No es un relleno, sino un tratamiento estético que relaja la musculatura del tercio superior de la cara (arrugas del entrecejo, frente y patas de gallo), el bótox NO tiene capacidad de relleno sino de atenuar las arrugas de estas zonas.
  •   No es una cirugía sino un tratamiento de medicina estética, realizado en consulta por un médico estético y no en un quirófano por un cirujano estético.
  •   Su uso no cambia la expresión: Sirve para rejuvenecer el rostro dándole un aspecto más relajado NUNCA un aspecto de muñeco de cera totalmente artificial.
  •   Los efectos dependen del grosor de la piel, de la fuerza del músculo y de la profundidad de las arrugas. Sin embargo, sus beneficios se aprecian a partir del tercer día y desaparecen después de 5 ó 6 meses.
  •   Sirve en todo tipo de pieles, sin importar si se trata de un hombre o de una mujer.
  •   No se debe inyectar en mujeres que se encuentren embarazadas.
  •   No existe un máximo de sesiones recomendadas para una misma persona.
  •   Es imposible que la cantidad máxima que habitualmente se utiliza (50-100 unidades por ampolla), desencadene un cuadro de botulismo en el paciente.
  •   No se inyecta en la arruga sino en el músculo que la genera.
  •   No debe inyectarse en todos los músculos de la cara sino estratégicamente y de manera personalizada en cada persona según su anatomía para así conseguir resultados totalmente naturales y no caras de porcelana.
  •   El bótox más que paralizar lo que consigue es DEBILITAR temporalmente el músculo en el cual se inyecta.
  •   Es un tratamiento rápido que no precisa anestesia previa y no interfiere con la vida laboral y social.
  •   Se puede complementar perfectamente con las infiltraciones de ácido hialurónico, sustancia totalmente diferente, la cual sí se inyecta debajo de la arruga y cuya finalidad es dar volumen allí donde falte.
  •   Las zonas más comúnmente infiltradas con bótox corresponden al tercio superior de la cara: frente, entrecejo y patas de gallo.
  •   Otras indicaciones del bótox, son el tratamiento de las migrañas, la sudoración excesiva, espasmos musculares en cuello y ojos,…
  •   No es cierto que sea una sustancia tóxica y nociva para la salud a pesar de heredar el nombre de toxina botulínica, al tratarse de una proteína purificada y sintetizada para fines saludables.
  •   No es cierto que haya que esperar a tener muy marcadas las arrugas para empezar a tratarse con bótox sino que lo recomendable es empezar a partir de los 35 años.