STORZ MEDICAL creó las ondas de choque (1987) y su equipo es el único con transmisores específicos para tratar el rostro con ondas de choque. En solo 30 minutos consigue despertar las células que reactivan todas sus funciones y la piel aparece llena de energía y luminosidad, con efecto buena cara en la primera sesión.

AWT STORZ es un equipo que emite ondas de choque que trabajan a una profundidad de 0 a 2 cm de la piel y es el único con patente de manículo y transmisores específicos para aplicar ondas de choque en el tratamiento facial. El cabezal para el rostro es de teflón porque no tiene efecto lipolítico (no degrada las grasas), pero en cambio entrega la misma cantidad de energía en toda la profundidad de la piel.

EFECTO DE LAS ONDAS DE CHOQUE

Despertar celular: su aplicación en el rostro consigue aportar a las células de la piel toda la energía perdida, de manera que la célula se reactiva en todas sus funciones metabólicas, trabajando al 100% en la síntesis de colágeno, elastina con la consecuente regeneración celular y oxigenación, lo que se aprecia visualmente en un efecto de piel luminosa y llena de energía.

Efecto lifting: además las ondas de choque tienen un efecto lifting que reposiciona los tejidos cutáneos faciales, recolocándolos en la musculatura, con un efecto tensor que recupera la definición del óvalo facial y de todo el contorno. Pómulos, mejillas, labios, cejas y párpados recuperan su posición con un efecto de levantamiento natural.

Drenaje circulatorio: las ondas de choque actúan drenando la retención de líquidos alrededor de los ojos, con un efecto de desinflamación de los tejidos, suavizando el aspecto cansado de la mirada, párpados y bolsas.