PORTADA EME 13Rápida, poco invasiva y con una gama de posibilidades, resultados y precios para todas las edades adultas y tipos de pieles. Así es la medicina estética, a la que se están incorporando hombres y mujeres de diferentes estratos sociales. No en vano, la belleza es uno de los valores  que priman en la actualidad a la hora de relacionarnos hoy día e incluso de encontrar trabajo. La imagen no solo manda, sino que domina, en la vida real y en la virtual. La medicina estética se ha adaptado ágil y eficaz, a los nuevos cambios sociales, frente al lógico y necesario conservadurismo del quirófano, con unos costes y unos cuidados pre y postoperatorios a mantener por el bien de los pacientes.

 

Sin embargo, en las cabinas de estética, explica la doctora Ristori, especialista antiage, “los pacientes no sólo buscan  una mejoría estética, además buscan tratamientos poco invasivos que les permitan continuar con su vida personal y laboral. Los tratamientos inyectables nos dan la posibilidad de cubrir todas estas necesidades

Estas son en líneas generales para la doctora de Clínicas  Dorsia, los motivos del boom, pero también que los tratamientos  de infiltración se pueden personalizar; es decir se crean inyecciones a la carta según el estado de la piel del paciente. De un lado, se elige el medicamento, desde el tradicional botox, al ácido hialurónico pasando por plasma rico en plaquetas o incluso soluciones más sofisticadas como los hilos tensores. Y del otro, se complementa el viable con vitaminas, como retinol, colágeno y vitamina E, entre otras. A estas soluciones que se infiltran en la epidermis se las conocen popularmente como mesoterapia, pero según aclara la experta, la mesoterapia  “consiste en la aplicación de medicamentos en las capas superficiales de la piel mediante microinfiltraciones. Dependiendo del objetivo del tratamiento, utilizaremos un principio activo determinado, por ejemplo si buscamos hidratación usaremos una mesoterapia con acido hialurónico puro, sin embargo si lo que buscamos es revitalizar y tonificar la piel aportándole luminosidad emplearemos infiltraciones de acido hialurónico con vitaminas.

Además del ácido hialurónico, se continúa empleado el botox, que, según Ester Ristori, “es uno de los tratamientos estrella en medicina estética. La capacidad que tiene de tratar las arrugas de expresión no es superado actualmente por ningún otro tratamiento”. Por supuesto, el plasma enriquecido en plaquetas, y el último término de moda : la hidroxiapatita cálcica, unas micropartículas de calcio suspendidas en gel acuoso, que dan volumen y alisan la piel.

Este elemento se incluye ya en los tratamientos adultos, en los que también se puede acudir a la ayuda de los hilos tensores).  Se trata de un tratamiento autogenerador del colágeno.

De los 20 a los 70 Según la doctora Ristori, de los 25 a los 30 ya se pueden tratar algunas pieles si presentan arrugas superficiales, pero es partir de los 35 cuando el paciente comienza a demandar ayuda estética  : “empiezan a marcarse las líneas de expresión en la región de la frente, entrecejo y contorno de los ojos. Se va perdiendo colágeno y la piel pierde elasticidad Además empiezan a aparecer los primeros signos de flacidez. “ De los  40 a los 50, añade la doctora de Dorsia,  “se produce una pérdida de colágeno más evidente, las líneas de expresión aparecen marcadas en la piel , se empieza a perder grasa en la zona del pómulo y el surco lagrimal y la flacidez empieza a marcar líneas en la zona de las comisuras labiales. Además los labios empiezan a perder volumen y la piel aparece apagada y deshidratada.

Por último, de los 50 a los 70, las líneas de expresión y surcos faciales aparecen muy marcados en la piel. Se produce una disminución importante del volumen facial dando al paciente un aspecto cansado y entristecido. Los labios se adelgazan y se observan las bolsas debajo de los ojos.

 

El cóctel estrella de belleza

Independientemente de edades, zonas a aplicar y estado de la piel , éste sería un modelo estándar, una solución de belleza con una combinación de elementos que ofrece grandes resultados:

 

·      Mesoterapia de ácido hialurónico y vitaminas para mantener la hidratación y regenerar colágeno 

·      Plasma Rico en Plaquetas: para regenerar colágeno y frenar la flacidez

·      Mesoterapia facial con acido hialurónico puro para hidratar la piel.

·      Infiltración de Toxina Botulínica en las líneas de expresión para evitar que profundicen.

·      Infiltración de Rellenos de acido hialurónico o hidroxiapatita cálcica en el caso de existir arrugas marcadas y pérdidas de volumen.

 

Escote y manos

 

Los inyectables se están empleando en diferentes zonas del cuerpo, y, como hemos visto, para tratar distintos aspectos relacionados con el envejecimiento. Además del rostro, las manos y el escote son zonas también expuestas a los agentes externos, frío, sol y otros. En el caso de las manos hablamos de  materiales de limpieza, sustancias irritantes y alergenizantes.

 Para tratar estos problemas  se dispone de mesoterapia y el acido hialurónico ,que rehidratan la piel y favorecen la formación de colágeno. Pero además en algunas personas, se produce un adelgazamiento del tejido graso que se encuentra bajo la piel. Esto provoca que se hagan más visibles las venas y los tendones de la zona.

 Para el tratamiento de esta pérdida de volumen la doctora Ristori recomienda los rellenos con ácido hialurónico e hiroxiapatita cálcica.

 

Para el escote, la primera zona en mostrar síntomas de envejecimiento, la experta nos apunta estos tratamientos:

 

    Para tratar las arrugas superficiales

 

Mesoterapia con vitaminas con ácido hialurónico para atenuar las arrugas superficiales e hidratar la zona.

 

Mesoterapia con silicio para tratar la flacidez.

 

Mesoterapia con Plasma Rico en Plaquetas para ayudar a la regeneración del colágeno dañado.

 

Para  las arrugas más profundas

 

Acido hialurónico de baja reticulación para rellenar las arrugas.

 

Hidroxiapatita cálcica para engrosar la dermis y favorecer la formación de colágeno.

 

 ¿Habrá abuso de los inyectables? La doctora Ristori no lo cree, aunque sí admite que algunos pacientes buscan resultados llamativos que no tienen por qué coincidir en el gusto con los de los especialistas.

 

 Ester Ristoria es doctora experta en Medicina Estética en Clínicas Dorsia