Imagen 1SUPLEMENTOS ANTIOX, manual de uso médico.

Como sucede con la mayoría de los tratamientos ‘de moda’, en torno a la suplementación nutricosmética antioxidante circulan todo tipo de rumores, medias verdades y exageraciones en toda regla.

Las Dras. Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto que, como expertas en Medicina Estética Antiaging, llevan años prescribiendo este tipo de micronutrientes, analizan el fenómeno y clarifican, sin censura y en base a datos científicos contrastados, las fórmulas de tratamiento idóneas (las más seguras y eficaces), además de ofrecer respuestas concluyentes a ciertas cuestiones polémicas que han llegado a enfrentar a los sectores médicos y farmacéuticos, como: ¿es la nutricosmética antiox necesaria o perjudicial? o ¿puede llegar a provocar cáncer?

<<Que los suplementos antioxidantes han pasado en pocos años de futurible a rutina habitual ‘practicada’ por millones de personas en todo el mundo es un hecho indiscutible. Y también lo es que, como ante todo boom, suelen darse dos posturas enfrentadas: quienes se muestran 100% a favor (los defensores a ultranza) vs. los 100% en contra (radicalmente contrarios). Los primeros tienden a destacar sólo los beneficios (que los tienen, pero no son absolutos ni los mismos para todos los casos) y los segundos alertan únicamente sobre los prejuicios o efectos adversos (que efectivamente son una posibilidad, pero también con precisiones).

Prueba de estas dos posturas es que hemos llegado a leer titulares que afirmaban que ‘los suplementos antioxidantes provocan cáncer’ (lo cual no es una verdad sí o sí, sino una posibilidad parcial, sólo para ciertos casos, combinaciones, dosis…) y otros que rotundamente proclamaban que ‘la nutricosmética es la solución definitiva para frenar el envejecimiento desde el interior’, lo cual tampoco es una verdad  completa…

… Por todo ello, consideramos que resulta necesario clarificar: ofrecer una perspectiva más amplia, precisa y, sobre todo, alejada de puntos de vista únicos y parciales. Para ello, hemos realizado una compilación minuciosa y sistemática de los últimos estudios y datos sobre suplementación antioxidante publicados en las principales revistas científicas y validados por los principales organismos sanitarios a nivel mundial, a fin de ofrecer respuestas concluyentes e independientes, así como recomendaciones de uso claras y seguras.

 

Porque, aunque pueda parecer lo contrario, al no requerir receta médica, como advierten organismos como la FDA y la OMS, la suplementación no es un tema trivial:  nunca deberíamos tomarnos el primer complemento que nos anuncien, ni el que toma una amiga, por muy bien que le haya funcionado a ella. LOS

SUPLEMENTOS SON UNA HERRAMIENTA FANTÁSTICA PARA EL BIENESTAR, pero DEBERÍAN USARSE DE FORMA REGLADA Y BAJO PRESCRIPCIÓN MÉDICA PERSONALIZADA>>.

 

Dras. Mar Mira y Sofía Ruíz del Cueto 

 

¿Tomar o no tomar? LAS 5 PREGUNTAS CLAVE, Y SUS RESPUESTAS, SOBRE EL CONSUMO DE SUPLEMENTOS ANTIOXIDANTES.

1) ¿ES LA SUPLEMENTACIÓN  UN RECURSO NECESARIO?

En general sí, pues la alimentación actual es deficitaria tanto en antioxidantes como en muchos otros micronutrientes.

<<Ya que la principal fuente natural de antioxidantes -los alimentos- en los últimos años se han probado deficitaria en muchos de los elementos que necesitamos para mantener una vida saludable (las frutas y verduras, inducidas a madurar rápido y en cámaras no pueden formar suficientes cantidades de nutrientes, el pescado está contaminado con metales pesados y la gran mayoría de carnes hormonadas…), es evidente que es necesario cubrir dichos déficits así como detoxificarse  con la suplementación adecuada y en este campo, los antioxidantes son claves.

 

2) ¿PUEDEN LOS ANTIOXIDANTES RESULTAR NOCIVOS PARA LA SALUD, LLEGANDO A PROVOCAR EL EFECTO CONTRARIO AL DESEADO (OXIDACIÓN) E INCLUSO FAVORECER EL DESARROLLO DE CÁNCER?

Depende: la clave está en una dosificación y frecuencia de uso adecuado así como un diagnóstico idóneo para nuestro caso concreto.

<<En este tema no hay respuestas absolutas. A priori no son perjudiciales, sino todo lo contrario, pero cuando la FDA (organismo americano que regula los medicamentos) tiene una página web dedicada exclusivamente a informar sobre la seguridad y recoger las alertas relacionadas con el uso de este tipo de suplementos, esta claro que, ciertamente, la ingesta de antioxidantes no  debe tomarse a la ligera. Es crucial una indicación, dosificación y frecuencia de uso adecuada, ya que ciertos antioxidantes usados en dosis excesivas, durante un intervalo de tiempo prolongado o en una mala combinación con medicamentos u otros antioxidantes, sí pueden resultar nocivos para la salud. Incluso hay estudios publicados en los que se comprueba que un consumo excesivo de antioxidantes puede acelerar el crecimiento de tumores en estadios iniciales, ya que ese consumo excesivo disminuye la concentración de una proteína (P53) que tiene una actividad supresora del crecimiento tumoral.

Otros ejemplos: BETACAROTENOS Y VITAMINA C

*Está científicamente confirmado que LOS BETACAROTENOS actúan como protección solar y potenciador del bronceado pero, a la vez, aumentan el riesgo de cáncer de pulmón en fumadores. Por otro lado, si se usan a lo largo de todo el año, sin descansos,  pasan a ser pro-oxidantes en lugar de antioxidantes.

*Con respecto a la VITAMINA C, protege del daño solar y previene la formación de manchas, pero usada en dosis excesivas puede lesionar el riñón.

 

3) ¿SON LOS NUTRICOSMÉTICOS ANTIOXIDANTES LA ‘PANACEA’ A NIVEL DE SUPLEMENTACIÓN ANTIAGING?

No sólo de antioxidantes vive el antiaging: Son un elemento más, pero no el único. Sólo con ellos no se logra ralentizar el proceso de envejecimiento.

<<Aunque la teoría más conocida sobre el envejecimiento del organismo es la de la oxidación celular, existen otros mecanismos en materia antiging a tener en cuenta, como el acortamiento de los telómeros, la disminución de ciertas hormonas esenciales como los andrógenos y los estrógenos, la unión de azúcares a las proteínas (glicación), la inflamación crónica, la aparición de proteínas que destruyen el colágeno y la alteración del sistema inmune…. Por tanto  a nivel de suplementación micronutricional, centrarse sólo en un aporte de antioxidantes implicaría quedarse a medias: hay que actuar a todos los distintos niveles o factores que confluyen en el envejecimiento en la proporción adecuada, para lograr que nuestro organismo mantenga una función saludable. No se deben, pues, olvidar otras sustancias que, sin ser antioxidantes, resultan también esenciales para mantener el organismo en buena forma. Algunas, además, actúan a varios niveles del envejecimiento, por ejemplo el Coenzima Q10 es antioxidante, pero también impide la destrucción de colágeno, mejora el sistema inmune y el sistema cardiovascular. O el Resveratrol, un componente de la uva que promueve la regeneración de las células e inhibe el enzima que produce las manchas, la tirosinasa.

4) ENTONCES ¿EN QUÉ QUEDAMOS? ¿SUPLEMENTOS ANTIOXIDANTES SÍ O SUPLEMENTOS ANTIOXIDANTES NO?

Ni sí, ni no… Sino todo lo contrario. O más bien, ambas.

<<Suplementos SI, por que los necesitamos, ya que apenas podemos obtenerlos de la alimentación actual, pero NO para tomarlos indiscriminadamente, se deben usar SÓLO en circunstancias concretas y bajo prescripción y seguimiento médico ya que controlar todos los detalles de una buena suplementación y lograr una correcta adecuación a las verdaderas necesidades individuales, evitando posibles efectos adversos, exige un control exhaustivo y especializado>>

 

5) ¿CUÁLES SON LAS CLAVES DE UNA SUPLEMENTACIÓN NUTRICOSMÉTICA ANTIOX  EFICAZ Y SEGURA?

La prescripción y el seguimimiento médico absolutamente individualizado.

<< Como se ha ido viendo en las anteriores cuestiones, no todo funciona igual para todos…Así que, para asegurar eficacia y seguridad hay que individualizar al máximo ya que las necesidades de cada persona son muy diferentes: varían en función de la edad, el sexo, el tipo de alimentación, hábitos…incluso del tipo de medicación que consuma. Algunos ejemplos: los fumadores deben tomar mayor proporción de vitaminas E y C, pues tienen mayor tasa de oxidación y es uno de los combos antioxidantes más potentes. En las personas en tratamiento oncológico, se ha demostrado que la suplementación con Zinc y/o omega 3 potencia el efecto de la quimioterapia. Algo similar  ocurre en personas en tratamiento con antibióticos para el acné: la suplementación con zinc mejora la respuesta al tratamiento.

Pero aún hay más, ya que las necesidades de cada individuo no son siempre las mismas. Por ejemplo: depende de dónde vivamos (no es lo mismo vivir en Noruega que en el Caribe), incluso de la estación del año. Muy en general, en invierno, se suele necesitar primar la suplementación con vitamina D, mientras en verano, para parte de la población, suele ser recomendable incrementar el consumo de betacarotenos de forma controlada>>.