La demanda de cirugías de mentón o mentoplastias ha aumentado un 17% en los dos últimos años, sobre todo entre las mujeres, según datos de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial de Cabeza y Cuello (SECOM CyC). De hecho, en Instagram el hastag #jawline (mandíbula) ya acumula 700.000 publicaciones.

Las Doctoras Virtudes Ruíz y María Vicente, cirujanas generales y médicos estético, han desarrollado un protocolo de tratamiento que combina diversas técnicas que ofrecen un contundente resultado: recuperación de la firmeza del óvalo facial y ángulo de la mandíbula
 

RESTRUCTURE ACTIVE (definición mandibular)
 
Paso 1: Estudio Face to Face

Antes de asesorar al paciente sobre el tratamiento que más le conviene, las doctoras realizan un reconocimiento “Face to Face” de su piel. Este estudio le permite conocer el estado en el que se encuentran los tejidos y valorar sus necesidades y limitaciones. “Es importante resaltar que este sistema nos permite contar con la participación activa del paciente que puede ver e identificar en todo momento sus propios inestetismos.”
 
Paso 2: Tratamiento Restructure Active

Restructure Active combina técnica para tratar la mandíbula y el ovalo facial: Hidroxiapatita Cálcica, junto con ácido hialurónico específico para esta zona, toxina botulínica y en los casos con un mayor descolgamiento y desdibujado de la mandíbula, usaremos también suturas con conos.

Paso a paso: Se realiza una aplicación de Hidroxiapatita Cálcica a través de inyección en los vectores. “Se trata de un componente que se encuentra de forma natural en los huesos. Su aplicación produce firmeza y tensión de la zona, y por lo tanto una notable mejoría de la flacidez y reposición del ovalo facial”, aseguran las expertas. A continuación, se inyectan pequeños bolos de ácido hialurónio en zonas específicas como borde mandibular, comisuras o mentón para definir el contorno, o bien aplicamos una sutura tensora con conos que nos va a dar tensión y firmeza en la zona produciendo una recolocación de los tejidos.

En determinados pacientes indicamos la infiltración con Toxina Botulínica para relajar la inserción del musculo platismacon una técnica personal, muy segura, desarrollada por la Dra. Ruiz: el músculo platisma es uno de los músculos principales que tira de la cara hacia abajo produciendo descolgamiento y pérdida de definición en el óvalo facial. Asimismo, hacemos trabajar a los músculos elevadores de la cara que darán un aspecto de elevación y compactación a nuestro rostro.

 
Paso 3: Regeneracióndel tejido

Además es muy recomendable, y resulta imprescindible a partir de los 40 años, realizar posteriormente un tratamiento oral a base de sustancias antioxidantes y antiinflamatorias como astaxantina, glicina, prolina, selenio, cúrcuma, Zinc, vitamina D3, licopeno o Q 10, que resultan beneficiosas para la regeneración tisular y para el rejuvenecimiento interno de los tejidos. El tipo de sustancias a tomar y las dosis será determinado por las doctoras en función de las características de cada paciente.
 
Sesiones: Se realizará solo una vez al año y el tratamiento oral será determinado por las doctoras dependiendo del estado de fotoenvejecimiento de la piel, de su tipo y de las características personales y específicas de cada paciente.