Durante la celebración de la trigésimo segunda edición del Congreso Nacional de Medicina Estética, celebrado por la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) en la ciudad de Málaga, se han presentado las conclusiones extraídas del “Estudio sobre el Impacto Socio-Económico de la Medicina Estética en España”, que fue encargado a una consultora externa el pasado año. Entre otras cuestiones, el informe de resultados arroja luz sobre la progresión de la demanda, la penetración de los tratamientos estéticos y el crecimiento del sector.

Según este estudio, el 30,5% de la población se ha realizado, en alguna ocasión, algún tratamiento médico-estético. Respecto al informe anterior publicado en 2013, de esta investigación se deduce que la demanda de estos servicios ha crecido un 8%, aproximadamente.

Para conocer el perfil de los pacientes, se realizó una encuesta a más de 1139 personas. Según el informe de resultados, las mujeres, mayores de 26 años, siguen siendo las principales usuarias de estos servicios. De hecho, un 42,9% de las entrevistadas afirma haber recibido algún tratamiento médico-estético. En el caso de los hombres, la demanda es del 18,4% y está principalmente vinculada a tratamientos capilares y antiaging.

En términos generales, los tratamientos faciales y corporales han sido los que han experimentado un mayor crecimiento. Los principales motivos para acudir a un centro médico-estético tienen que ver con la mejora de la autoimagen –un 48,8% de los pacientes han declarado que su principal objetivo es sentirse bien consigo mismo- y hacerlo conservando un aspecto natural -el 34,6% de los entrevistados-.

34784848_xl-300x200

Expectativas de aceleración del crecimiento para los próximos años

La capacidad de la medicina estética para seguir creciendo, incluso en los momentos de recesión de la crisis económica iniciada en 2008, hace prever que la tendencia continuará en los próximos años. Así lo ha afirmado, durante el Congreso Nacional de Medicina Estética  el portavoz de comunicación y vicepresidente de la SEME, el doctor Alberto Morano. Según señala, el sector es aún muy joven, por lo que teniendo en cuenta que ha tenido un desarrollo positivo a pesar de la crisis, “se espera una aceleración del ritmo de crecimiento, para los próximos años”.

Actualmente, en España hay registrados 4040 centros médico-estéticos, autorizados por el Ministerio de Sanidad. Madrid, Andalucía y Cataluña, con 894, 825 y 416 centros respectivamente, encabezan la distribución por comunidades autónomas.

Respecto a la facturación -después del descenso que se registró en 2012- se ha observado una notable recuperación, con un crecimiento superior al 10% durante 2015. Actualmente, la media de facturación total por centro declarada asciende a 360.000€. Esto implica que los ingresos totales del sector habrían alcanzado los 1.400 millones de euros.

En cuanto a la empleabilidad, el estudio señala que el número medio de trabajadores por centro se ha mantenido estable con una media de cinco empleados.

Importante activo en el desarrollo del turismo sanitario

El estudio pone de relieve, además, la repercusión que tiene la medicina estética a nivel económico. Destaca su importancia estratégica en el desarrollo del turismo sanitario.

Según la encuesta de gasto turístico del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2016 –publicada a comienzos de este mes-, el gasto medio por turista es de 1.131 €, lo que supone un gasto total anual de 78.029 millones de euros, aproximadamente. El interés de las instituciones públicas por atraer a un turismo “de calidad” tiene que ver con el objetivo de desestacionalizar está actividad, fundamental para la economía del país, y aumentar la media de consumo -como media, el turista sanitario gasta entre 8 y 10 veces más por día y su estancia es más prolongada-. El buen tiempo, un entorno natural atractivo y una interesante oferta cultural y gastronómica, junto al buen posicionamiento de la medicina española, suponen un interesante reclamo. De hecho, según ha señalado Spaincares – la marca comercial del denominado Clúster Español de Turismo de Salud- en una entrevista en profundidad a su directora gerente, Mónica Figuerola, España habría facturado unos 500 millones de euros en 2015.