clinica-bonome-microimplante-capilarLa filosofía de trabajo que esta cadena de centros médico-estéticos innovadores pone a disposición de terceros es clara: no es sólo un cambio de imagen; es cuestión de salud. Por eso destaca por su atención multidisciplinar, en lugar de una simple especialización en alguno de los campos que engloba. Clínica Bonome es conocida por la combinación de técnicas “antiedad” y protocolos poco invasivos, con hincapié en la recuperación de cabello en hombres y mujeres) y el rejuvenecimiento de la zona íntima femenina.

Hoy en día, las diversas posibilidades que ofrece la medicina estética gozan de mayor conocimiento entre el gran público, y su demanda corre pareja. «Pero es necesario pasar a un escalón superior: no es sólo un cambio de imagen; es cuestión de salud», recuerda la promotora de Clínica Bonome, la doctora Elizabeth García Bonome, experta en implante capilar y con una amplia trayectoria en medicina estética. «Cuando empecé, hace una década y media, era algo al alcance sólo de unos pocos, y vi que era precisa una apuesta diferenciadora: una enfoque multidisciplinar, gracias al cual pudiésemos abordar los problemas de los pacientes no de forma aislada, sino global; desde varias vertientes, para darle una solución definitiva».

Por poner un ejemplo: cuando un paciente llega a la Clínica Bonome con un problema de pérdida de cabello, no se le trata sólo como un tema puntual, de manera inmediata, sino que se pone en marcha un protocolo que indaga sobre tres aspectos: posibles déficits nutricionales, alteraciones hormonales, antecedentes familiares y personales. De ese modo se puede configurar un tratamiento personalizado para ofrecerle una solución a largo plazo. «Algo similar a lo que ocurre en ginecoestética», continúa la Dra. García Bonome: «Si una paciente nos visita por su incontinenecia urinaria, atrofia de la mucosa o laxitud vaginal, estudiamos sus antecedentes personales y familiares, así como los ginecológicos y sus hábitos alimenticios, con el propósito de optimizar resultados».

La Clínica Bonome es conocida por su combinación de técnicas “antiedad” y protocolos poco invasivos, «con los que ofrecemos resultados visibles, naturales y personalizados», explica su fundadora. «Los tratamientos faciales más frecuentes en son los “rellenos”, el rejuvenecimiento con toxina botulínica, la mesoterapia facial y el rejuvenecimiento con láser “velo de novia” con excelentes resultados en la mejora de la calidad de la piel. Y entre los procedimientos corporales más demandados destacaría la hiperhidrosis, y el rejuvenecimiento cutáneo de cuello escote y manos, además de uno de los más novedosos: el tratamiento del ronquido con láser, sin cirugía», asegura esta profesional de la medicina estética, para quien la nutrición es otro de los pilares de su clínica. «Además de las de aporte proteico, ofrecemos alternativas como dietas hipocalóricas, micronutrición y tests de intolerancias alimentarias».

Más información

Para la puesta en marcha de un centro Clínica Bonome (www.clinicabonome.com) se precisa un establecimiento con 130 m2 de superficie, en una población con un área de influencia próxima a los 50.000 habitantes, y una inversión inicial que ronda los 102.000€, con un canon de entrada de 36.000€. La enseña ofrece su concepto tanto como opción de autoempleo como de inversión, e incluso la inclusión de alguno de sus servicios en un negocio relacionado con la salud o la estética que esté en funcionamiento.