Diatermología es la nueva frontera en la capacidad regenerativa por su
capacidad de trabajar no sólo sobre la dermis, sino también sobre los músculos.
Usada en medicina deportiva, ortopédica y de recuperación, así como en
reumatología, ahora se puede usar también en medicina estética con unos resultados hasta ahora desconocidos. Esta tecnología, realmente vanguardista, tiene numerosas aplicaciones, entre las que se cuenta la posibilidad de elevar, reafirmar y mejorar los glúteos notablemente sin cirugía, sin inyecciones, y con un tratamiento totalmente indoloro. Se trata de aparatología de uso exclusivamente médico, creada a partir de la medicina de recuperación, cuya onda electromagnética es capaz de llegar a los tejidos más profundos.

Debido a sus principios físicos, la diatermia transforma la energía electromagnética en radiofrecuencia y penetra en los tejidos biológicos: partiendo desde la superficie, desciende hasta las capas inferiores como no logra hacerlo ninguna otra forma de terapia física.

La diatermia capacitiva y resistiva es capaz de actuar sobre:
– epidermis
– dermis
– tejido adiposo
– tejido conectivo
– fascia muscular
– músculo
– hueso

En modo capacitivo:
la diatermología actúa a nivel superficial, actuando sobre los tejidos blandos ricos en agua tales como el tejido adiposo, los músculos, el sistema venoso linfático y el cartílago.
En modo resistivo:
la diatermología actúa creando cargas iónicas junto a los tejidos con la mayor resistencia y menor contenido en agua y situados en planos más profundos, tales como huesos, cápsulas, tendones y fascia musculares.