Imagen 2Los doctores del Instituto de Cirugía Plástica Tintoré & Brasó explican con claridad cuándo es recomendable pasar por el quirófano y cuándo no. Los cirujanos Xavier Tintoré y Cristina Brasó del Instituto de Cirugía Plástica Tintoré y Brasó coinciden al recomendar una operación estética a menores de edad cuando “el complejo altera su correcto desarrollo psicológico y de relación”. 

La doctora Cristina Brasó asegura que los menores que solicitan una operación quirúrgica “son niños de marca- da timidez que les cuesta explicar lo que les pasa”. En todos los casos, “se trata de defectos estéticos, que no restan importancia al desequilibrio emocional que les puede provocar”, añade la cirujana.

El resultado de la operación repercute directamente a “un cambio emocional y se adquiere más seguridad en uno mismo”, señala el doctor Xavier Tintoré. Para que los resultados de la cirugía sean beneficiosos, el cirujano deberá asegurar que la zona intervenida está totalmente desarrollada.  De esta manera se evitarán malformaciones posteriores.

Las dos operaciones más frecuentes en menores de edad son la cirugía de las orejas u otoplastia y la ginecomastia, que se produce cuando la glándula mamaria masculina se desarrolla, dando al pecho un aspecto femenino. En los dos casos “cuando se solicita una cirugía plástica, el defecto debe estar consolidado, de tal forma que no habrá que esperar”, explica el doctor Tintoré.

Las orejas están formadas desde los primeros años de vida y, por lo tanto, entre los ocho o diez años se podrían operar. La ginecomastia, en cambio, se acostumbra a realizar una vez pasada la pubertad, momento en que el desequilibrio hormonal ya se ha efectuado.

 

El Instituto de Cirugía Plástica Tintoré & Brasó es la unidad de cirugía plástica del Hospital General de Catalunya – idcsalud  – del cual el Dr. Tintoré es  jefe de servicio.