Jose Ramon AguirreEspaña se ha convertido en líder mundial de trasplantes de pelo con tecnología robótica. El robot Artas, el único disponible en la actualidad para este tipo de intervenciones, está presente en un centenar de clínicas en 46 países.

 

La madrileña Clínica Imema, la primera en utilizar en España el robot Artas, ha sido el centro que mayor número de trasplantes de pelo ha realizado en todo el mundo durante el mes de octubre con esta tecnología, según los datos de Restoration Robotics, la compañía que comercializa el robot.

 

El robot Artas garantiza unos resultados naturales, permanentes y sin cicatrices, reduciendo además el tiempo de tratamiento respecto a los trasplantes clásicos. El período de recuperación es más rápido y, lo que es más importante, gracias al modo de extracción robótica precisa, se optimiza el número de unidades que se extraen y por tanto se trasplantan, manteniendo el aspecto natural de la zona donante.

 

En su apuesta por la innovación, Clínica Imema ha sumado a la tecnología robótica un simulador virtual en 3D que permite visualizar los resultados del trasplante de pelo antes de realizarse. Según el doctor Eduardo López Bran, responsable de la Unidad de Trasplante de Pelo de Clínica Imema, con esta nueva tecnología –el Artas Robot Hair Studio- “el paciente tiene una visión muy real de los resultados previstos, generando expectativas muy realistas”.

 

Se realizan 5 fotografías de la cabeza del paciente desde diferentes ángulos y el simulador virtual proporciona imágenes del resultado en su propia cabeza. Además, valora las distintas opciones de repoblación y densidad de la zona receptora, establece el número de injertos para cada región de la zona receptora y la dirección más adecuada del cabello. Con todo ello se consigue diseñar antes del trasplante de pelo, la solución personalizada más adecuada para cada persona.

 

Una vez aceptada por el paciente, se transfiere la simulación al robot Artas para proceder al trasplante de pelo robotizado, de acuerdo al diseño pre establecido y una vez que han sido introducidos los parámetros adecuados para realizarlo (dirección, ángulo y densidad).

 

El robot respeta el pelo pre existente y realiza unas 2.000 incisiones a la hora controlando su profundidad, todo ello con total confort para el paciente. Así se asegura que el resultado obtenido se corresponde fielmente al ofrecido por el simulador Artas Robot Hair Studio, disminuyendo el nivel de ansiedad del paciente por cómo resultará el trasplante de pelo.