El brazilian butt de las Kardashian, voluminoso y redondeado, monopoliza las redes  sociales en Sudamérica y Estados Unidos. Pero en España los glúteos se prefieren  proporcionados y firmes, según la Dra. Conchita Pinilla. La experta en cirugía plástica  hace un repaso de las técnicas en el mercado para lucir unos glúteos perfectos.

Según la ISAPS (International Society of Aestheteic Plastic Surgery), en 2016 se practicaron  los siguientes retoques de glúteos:

• 31.330 aumentos con prótesis en el mundo, de los cuales 762 fueron en España.

• 300.791 aumentos con grasa propia a nivel internacional y 4.649 en nuestro país.

• 37.000 lifting a nivel global, 361 en España.

España, versus América

“En Sudamérica y en Estados Unidos están de moda los brazilian buttocks o glúteos  brasileños, es decir, redondeados, prominentes y a menudo desproporcionados”, cuenta la  Dra. Conchita Pinilla. “En España existe la tendencia entre ciertas pacientes de acudir a  clínicas de Marbella para solicitar este tipo de nalgas, pero en general no es nuestro ideal  de belleza. Aquí, como en Europa, los glúteos se prefieren armónicos y firmes”,añade.

Técnicas para unos glúteos top

• Grasa propia: la alternativa a las prótesis

Según la AECEP (Asociación Española de Cirugía Estética y Plástica), el aumento de  glúteos con grasa propia, bien por sí misma o combinada con prótesis, está en el  número 20 de las más demandadas, sin embargo es la intervención que  porcentualmente más se incrementa anualmente en los últimos años.

La técnica: Se realiza una liposucción agresiva de las zonas vecinas (zona externa  de glúteos, abdomen, cintura, caderas), y se utiliza la grasa extraída para aumentar  la proyección de los glúteos. Se reinyectan hasta 200 cc por nalga, aunque en  algunos centros utilizan mayor cantidad. La elegida es la anestesia epidural.

Resultados: Suele prender un 70% de la grasa implantada aproximadamente; el  resto se reabsorbe.

Efectos secundarios: En volúmenes moderados tiende a haber pocas  complicaciones. “Si se infiltra una cantidad desproporcionada de grasa que rebase  la capacidad elástica de la piel, se dará un envejecimiento prematuro, un  descolgamiento de los tejidos, y cuando pase la moda de los glúteos tan  voluminosos la paciente tendrá que someterse a un lifting para corregirlo”, explica  la cirujana. “En el caso de infiltrar una gran cantidad de grasa en manos no expertas  es posible que se produzca infección, quistes e incluso embolismo graso, una  complicación que es muy grave”.

Sesiones: 1 o 2.

• Implantes de silicona: poca naturalidad

“En nuestro país no es una cirugía muy popular porque conllevan muchas  complicaciones y un postoperatorio largo, aunque sí se realiza en algunos centros.  Se suelen escoger implantes de silicona redondos de textura lisa, aunque también  puede utilizarse la de tipo rugoso”, explica la doctora.

La técnica: Los implantes se colocan a través del surco interglúteo en el interior del músculo del glúteo mayor. Se realiza con anestesia epidural.

Resultados: Glúteos prominentes y redondeados.

Efectos secundarios y post operatorio: La gluteoplastia puede ocasionar hematomas durante varios meses, y en casos infrecuentes infección o
desplazamiento de las prótesis. El postoperatorio es largo y molesto para el  paciente. Habitualmente se utilizan drenajes durante las primeras 48 horas y no se  pueden hacer grandes esfuerzos o ejercicios los dos primeros meses.

• Lifting de glúteos: levantar, con o sin plus

“Me parece el procedimiento adecuado en pacientes que han adelgazado muchos  kilos, y especialmente después de una cirugía bariátrica”, cuenta la dra. Pinilla.

La técnica: Es la cirugía capaz de eliminar el exceso de piel y grasa de la zona y a la vez define la forma y marca el surco. La incisión es en “alas de gaviota” en el límite  superior de la nalga; se puede utilizar el tejido sobrante, al que se extirpa la piel  superficial, a modo de relleno desplazándolo de la zona alta a la central, a la vez  que se eleva el glúteo. El lifting de esta zona puede ir asociado también a la  lipoescultura o a la colocación de prótesis. Se realiza con anestesia epidural.

Resultados: Consigue la elevación de unas nalgas caídas.

Efectos secundarios y post operatorio: Aisladamente puede haber acumulación de líquido bajo la piel (seroma), mala cicatrización o cambios en la sensación de la  piel.

• Lipoescultura y Brazilian Buttocks, de menos a más

“En ocasiones los glúteos tienen unos volúmenes desproporcionados y su peso se transmite hacia las caderas exagerando las pistoleras; en ese caso se realiza una liposucción tumescente de glúteo, normalmente con lipoláser, insistiendo en la reducción lateral y superior y conservando siempre los volúmenes de la zona inferior, que aportan redondez”, añade la cirujana.

Otro resultado menos natural se consigue mediante el método Brazilian Butt para obtener unos glúteos brasileños y prominentes. En España esta técnica se solicita poco, aunque en Marbella sí existen clínicas que lo llevan a cabo”.

La técnica: La liposucción de la grasa superficial se realiza con lipoláser para conseguir mayor retracción cutánea, es decir, mayor tensión. En el caso de los glúteos brasileños, la clave es la liposucción muy agresiva de las zonas vecinas, extrayendo grandes cantidades de grasa para injertarlas en las nalgas obteniendo una forma muy pronunciada.

Resultados: Consigue la elevación de unas nalgas caídas.

Efectos secundarios y post operatorio: Cuando la liposucción es normal, no suele generar efectos secundarios más allá de hematomas e inflamación que desaparecen tras varias semanas. En el caso de lipo agresiva, como en el Brazilian Butt, sí puede haber problema de hematomas duraderos, molestias y si lleva asociada la infiltración de gran cantidad de grasa, posible infección o quistes.