Labios jugosos y con volumen, mirada libre de ojeras y una piel sin rastro de marcas de acné. Estas son las demandas estéticas de las mujeres que aún no tienen miedo a las arrugas o la flacidez pero que ya quieren verse mejor – y en Slow Life House tienen un espacio propio.

Piel sin marcas

Slow Life House recomienda Peeling de Ácido Retinoico para acabar de una vez por todas con las marcas de hiperpigmentación residuales del acné. Es el protocolo más adecuado para acabar con marcas y manchas y unificar el tono de la piel. Este peeling elimina las células muertas y contribuye a una renovación cutánea que revela una piel tersa, nueva y suave.

Hay que acudir al centro unas semanas antes del peeling ya que se recomendará un tratamiento previo a base de cremas específicas que mejorarán el resultado final. Se necesitan entre 2 y 4 sesiones para eliminar por completo las lesiones. Las sesiones se espacian entre dos y cuatro semanas. Tras el peeling hay que hidratar muy bien la piel y protegerla del sol.

Acné bajo control

Uno de los tratamientos estrella de Slow Life House para tratar los brotes de acné es el Exfoliante Purificante. Es ideal para las pieles grasas y deja la piel limpia, suave y fresca. El punto fuerte es un peeling que elimina las células muertas, activa la circulación y permite una mejor oxigenación de la piel.

El protocolo comienza con una exfoliación profunda de la piel a base de activos como el ácido de frutas que suaviza, recupera el tejido y desinflama, luego se realiza una extracción profunda de ser necesario y se finaliza con una mascarilla cooling mask con efecto calmante que cierra los poros y desinflama el tejido.

 

Labios de selfie

Se lleva la naturalidad y los labios de aspecto saludable aunque bien definidos y con volumen. Para conseguirlo, en Slow Life House proponen un tratamiento volumizador a base de ácido hialurónico, formulado específicamente para crear un volumen natural de larga duración y contornos más definidos en la delicada zona de la boca.

Se aplica en varios puntos del labio con finísimas agujas – lo que evita los hematomas e inflamaciones que se producían con las anteriores agujas –y se obtiene una precisión total.

El resultado es un suave y sutil aumento de volumen en el bermellón (el área más carnosa de la boca) y un contorno más definido. Tiene una duración de ocho a diez meses.

 

Mirada libre de ojeras

Slow Life House apuesta por el Tratamiento con Ácido Hialurónico Corrector de Ojeras. La clave está en infiltrar un tipo de ácido hialurónico especial para este área, con una densidad específica, para atenuar la profundidad, disminuir la pigmentación y borrar las pequeñas líneas de expresión si las hubiera.

En cada caso, si falta volumen en la zona del reborde orbitario debido a la pérdida de grasa, que le da un aspecto más hundido a la ojera, se inyecta un tipo diferente de ácido hialurónico en el plano más profundo, que restaura este volumen y rejuvenece de forma inmediata (con este paso se disminuye el 50% de la ojera).