LO QUE FUNCIONA PARA ELLOS

Hablamos de las características de nuestros pacientes varones y de la técnica Andro – Full Face® o técnica SHF® (Super Hero Face).

Por el Dr. Daniel del Río

La tendencia actual en nuestro campo de tratamiento se centra, ahora más que nunca, en implementar formas renovadas de enfoque terapéutico con productos ya conocidos, mientras los laboratorios protocolizan o incluyen nuevas opciones para abordar una tipología de pacientes más exigentes, con un diferenciado canon de belleza –marcado por una vertiente estética que podría considerarse mediterránea o latina–.

Ahondando en el hecho de que la Medicina Estética enfocada al hombre del siglo XXI es de necesaria inclusión y promoción en nuestras clínicas, vamos a dar unas pinceladas de las técnicas que ya funcionan desde hace varios años en nuestro entorno.

Las que utilizamos en nuestras clínicas vienen referenciadas por las usadas en el mundo anglosajón-caucasiano (USA, Canadá, UK, Holanda, etc.), y en países como Brasil o Colombia, donde ya existe una cultura consolidada de tratamiento del hombre, pero “adaptadas” y complementadas al ya mencionando gusto Ibérico-Mediterráneo.

 

Partiendo de la base de unas diferencias estructurales obvias en anatomía, desde el punto de vista dermatológico de ellos respecto a ellas, cabe destacar:

> Espesor: la piel de un hombre es aproximadamente un 25% más gruesa que la de una mujer, por consiguiente suele ser menos frágil.

> Colágeno: hay mayor cantidad en la piel del hombre. Se sintetiza en mayor cantidad y su ratio de acumulación es mayor. En ellos las primeras arrugas comienzan a manifestarse entre los 35 y 40 años de edad, mientras que en la mujer se hacen presentes entre los 30 y 35 años. Su piel se arruga más lentamente pero en el momento de su aparición las arrugas son más profundas.

> Hormonas: más impregnada de andrógenos que de estrógenos, la piel masculina segrega más grasa.

> Sequedad: innata o adquirida, la sequedad de la piel tanto masculina como femenina es frecuente. Depende generalmente del modo de vida del paciente (estrés, contaminación, climatización, calefacción excesiva), pero también por el clima y la ausencia de protección (exposición a temperaturas muy bajas o exceso de luz solar).

> Estrato córneo: es más grueso en el hombre y está distribuido de manera irregular, generando un aspecto áspero, rugoso y descuidado de la piel masculina.

> Glándulas sebáceas: son más abundantes y activas en la piel masculina. La estimulación androgénica causa mayor secreción de sebo entre los varones y mayor incidencia de acné durante la pubertad. Por otro lado, esta secreción sebácea aumentada puede prolongarse en el varón hasta bien entrada la vejez. En cambio, en las mujeres la cantidad de andrógenos responsables de la producción sebácea disminuye con la menopausia y provoca
sequedad cutánea en la piel femenina a edades más tempranas que los varones.

> Vello: la aparición de vello es una característica principal del sexo masculino. La barba comienza a hacerse presente en los varones a los 15 o 16 años, especialmente en la zona del mentón y el bigote. Respecto al cabello, el equilibrio hormonal y muchos otros factores provocan una mayor prevalencia de calvicie entre los varones que entre las mujeres.

 

Técnicas para ellos

Teniendo en cuenta estas y otras diferencias particulares de los pacientes varones, debemos utilizar la combinación adecuada de productos que garanticen durabilidad, naturalidad y efectividad. No tan importante resulta la obtención de un cambio radical (pues el paciente masculino de nuestro entorno busca un resultado natural y muy discreto) como en encontrar un “end point” de tratamiento que dé un aspecto de piel sana y rejuvenecida. El canon de belleza de “hombre maduro en su mejor versión” es el más demandado y por el que se acercan a nuestras consultas la mayoría de los pacientes masculinos, sobre todo en la franja de 36 a 46 años. Esto nos presenta generalmente un envejecimiento aún leve o moderado, ideal para una rutina de tratamiento de una a tres sesiones al año, dependiendo del estatus inicial y expectativa del paciente.

Proponemos en este punto la técnica Andro – Full Face® o SHF® (Super Hero Face), que intuitivamente, por la nomenclatura, nos hace pensar en un tratamiento integral facial, multiproducto, personalizado y adaptado, muy vinculado al mantenimiento y proyección de los rasgos, a priori, distintivos masculinos.

Para pacientes con un envejecimiento leve, aplicamos la versión más básica: tercio superior facial con toxina botulínica, pero aplicada de forma “Sof-Tox” o “Baby-Bótox”, es decir, una Abobotulin Toxin A a dosis bajas (medio vial, aproximadamente), por su mayor capacidad de difusión en macro difusión. Pretendemos un efecto relajante leve –endulzar la arruga, no borrarla–, pensando que por el desarrollo muscular frontal, la cantidad de receptores de Acetil Colina es mayor en el hombre (altas cantidades/concentraciones de toxina o tipos Onabotulim Toxin A serían demasiado paralizantes para esta técnica).

La punción varía de la tradicional, pues en la zona corrugador- procerus hay una tensión muscular de base alta, por lo que si colocamos gran cantidad de unidades separaremos en exceso la cabeza de la ceja, dando sensación de mayor separación ocular; asimismo, se respeta la cola de la ceja, pues es una estructura que no debemos modificar en principio. Por último, hay que ser cauto en las últimas líneas frontales cercanas a la implantación capilar para evitar alargar la frente o, en su caso, las entradas.

El tercio medio facial e inferior son susceptible de un marcado vectorial de líneas de cigomático y mandibular, incluyendo bordeado y ángulo, y puntos de proyección en Gonion, ligamento cigomático malar y borla de la barbilla.

Los productos indicados son los hialurónicos tipo Skin booster estabilizados o Cross-Linked de altas densidades (altas G’) para asegurar durabilidad (de 1 a 1’5 ml). Nosotros recomendaremos dos ciclos de tratamiento al año.

En hombres con envejecimiento medio o avanzado debemos modificar el protocolo “a la alta”: en el tercio superior facial usaremos el mismo tipo de toxina que el caso anterior pero aplicada en mayor cantidad (vial completo), o bien Onabotulim Toxin A a dilución algo mayor del clásico 1,25 ml. Por otro lado, en aproximadamente la mitad de los casos se trata la ojera/surco infraorbitario con relleno de ácido hialurónico específico.

En el tercio medio e inferior suele necesitar de una leve reposición volumétrica con hialurónico (1 a 2 ml) en tercio medio facial (fat pad medial profundo), ángulo cigomático a nivel supraperióstico y línea mandibular (desde Gonion, siguiendo la línea del espacio premasetérico), todas realizadas con cánula. Sobre esto, planteamos un vectorizado de Hidroxi Apatita de Calcio (1’5 ml) en dilución 1:1, sobre la línea mandibular, cigomática, SNS, risoria y rictus. Combinando ambas técnicas conseguimos una proyección adecuada, recuperando formas previas del paciente sin hinchar ni redondear. Generalmente, el protocolo ideal requiere repetir ciclos cada 4-5 meses, dependiendo del paciente

Aplicando estas combinaciones conseguimos unos packs faciales completos, económicamente sostenibles y rentables, y sobre todo, muy adecuados tanto para un mantenimiento de base como para una biorregeneración a medio plazo, de tipo preventiva, consiguiendo en dos años de aplicación en Clínicas MED tasas de retorno mayores al 85%, siendo muy adecuados para el resultado esperado por nuestros pacientes varones.

 

Andro – Full Face® o SHF® (Super Hero Face) son nombres comerciales registrados por Clínicas MED y su S.L.P Matriz. Su uso fuera de este artículo queda restringido salvo con autorización, según legislación vigente.

 

Dr. Daniel del Río Escola

Doctor Especialista

> Licenciado en Medicina y Cirugía, Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid. Médico Colegiado desde 1998.

> Medicina Familiar y Comunitaria, Hospital Río Carrión de Palencia.

> Director Médico Andalucía Oriental, Medicina Estética en Corporación Dermoestética.

> Director Médico, Medicina Estética en Línea Ideal.

> Responsable Área de Medicina Estética y Estética CAMDE.

> Director Médico, Medicina Estética en Clínica MED.

> Máster en Medicina Estética, Universidad Rey Juan Carlos, Madrid.

> Autor de varios artículos en revistas y publicaciones nacionales e internacionales. Profesor en diversos estudios de máster.

> Miembro de la Sociedad Española Medicina Estética (SEME), de la Sociedad Española Láser Médico-Quirúrgico (SELMQ) y de la Asociación Medicina Estética Málaga (MEDESMA).