umaLas operaciones estéticas faciales están a la orden del día entre las “celebrities”. En los últimos meses muchas de ellas han optado por pasar por el quirófano para borrar de su rostro los signos de la edad, pero no siempre con un resultado natural y discreto. Tres grandes médicos expertos en medicina estética nos dan su opinión sobre el último caso de resultados extremos y poco naturales.

“Hay momentos en la vida en las que decidimos hacernos un cambio, ya sea para rejuvenecer o para embellecer. Los motivos pueden ser varios: interés propio, exigencias, presión del trabajo, pareja más joven…” explica la Dra. Adriana Ribé, médico dermatopatóloga y Directora de Ribe Clinic.

Después de los casos de Catherine Z. Jones, Demi Moore, Meg Ryan o el impactante cambio de Renée Zellweger, encontramos otro ejemplo de cambio excesivo y de resultados poco naturales en Uma Thurman. Según el Doctor Carlos San Martín, médico estético especializado en estética facial, “Uma Thurman sólo hubiese necesitado un poco de toxina botulínica colocada estratégicamente y remodelar el contorno facial dando apoyo a los puntos donde se había perdido tejido. Por el contrario, la actriz se ha realizado un lifting facial y una blefaroplastia, además de un uso excesivo de toxina botulínica. Le han aplicado lo que yo llamo “Bótox a la Americana”. Se le aprecia el canto externo de los ojos demasiado estirados y ha perdido expresividad. Le han bloqueado los músculos sin dejarle libertad de movimiento ni naturalidad”.

Para el Doctor González Vidal, Director General Médico de Miestetic “a Uma Thurman le han eliminado en la blefaroplastia demasiada piel de la zona central del ojo, por eso ahora parece que los tenga más redondos y ha perdido la forma rasgada de su ojo.”

Por otro lado, el Doctor González Vidal destaca la importancia de conservar siempre la mirada en intervenciones de este tipo y apunta que “con la mirada también sonreímos”. Comenta que “a simple vista parece que le han eliminado el pliegue muscular que se marca al sonreír. Le han dejado la unión del pómulo con el párpado completamente plana, eliminándole por completo la expresividad al gesticular”.

Estética americana vs estética europea

En Estados Unidos se buscan cambios estéticos más radicales, resultados impactantes, el exceso y cambios rápidos sin tener en cuenta la naturalidad. No buscan la armonización, retocan zonas concretas sin tener en cuenta el resto de la cara. En Europa por el contrario, la tendencia es cada vez buscar más resultados naturales, discretos y progresivos. Según el Doctor Carlos San Martín “no todo vale en belleza. Es mejor muchos pocos que un sólo mucho. En Europa las pacientes quieren verse mejor sin que se aprecie lo que se han hecho. En Estados Unidos en cambio, se buscan cambios drásticos y llamativos. Quitarse 10 años en un momento. Un cambio radical en lugar de una mejora del aspecto actual”.

Hay que ser muy cauto cuando se realizan “retoques” faciales, pero el Doctor Carlos San Martín destaca que tratándose de actrices, hay que serlo mucho más. “Las actrices deben tener caras expresivas, que demuestren sus emociones. Retoques excesivos hacen que pierdan emotividad, expresividad y realismo. En su caso no aconsejo los cambios inmediatos, sino tratamientos progresivos que con el tiempo consigan la reducción de las arrugas. Un tratamiento perfecto para este efecto es

Ellansé de Sinclair Pharma, un innovador relleno estimulador del colágeno que va mejorando paulatinamente la apariencia de las arrugas. Con él cada 6 meses se pueden ir corrigiendo los puntos a mejorar con un resultado completamente natural”.

Si queremos hacer un cambio, recuperar textura, firmeza, luminosidad y elasticidad en la piel, prevenir el proceso de envejecimiento o bien retroceder en el tiempo y eliminar los signos de la edad pero a la vez evitar caer en el ya conocido “efecto Renée Zellweger” la Dra Adriana Ribé nos da una serie de tips para conseguir resultados naturales.

“TIPS” de la Dra. Adriana Ribé para no abusar de los retoques

1. Tenemos que tener muy claros los cambios que queremos

2. Escoger un buen profesional: con experiencia. ¡Es imagen, pero ante todo es salud!

3. Ver los cambios que obtendremos con las operaciones a través de programas en el ordenador. Si el profesional es bueno conseguirá la misma imagen. Pero sobre todo hemos de tener claro y valorar si es lo que queremos.

4. En el caso de querer embellecer, nos haremos tratamientos para mejorar o corregir partes de nuestro rostro o cuerpo que no nos gustan. Por ejemplo, podemos desear tener la cola de la ceja más elevada (nos haremos un botox o una frontoplastia), o una punta de la nariz más elevada, o un mentón más prominente… o unas caderas menos prominentes, o un glúteo más redondo…Estos cambios, aunque deben ser sutiles, nos van a cambiar el rostro o el cuerpo.

5. Armonía es sinónimo de belleza. Nos debemos poner en manos de un profesional que conozca los cánones de la armonía del cuerpo para evitar una nariz muy pequeña, unas cejas demasiado elevadas.

6. En el caso de rejuvenecer, vamos a mejorar los signos de la edad con operaciones en los párpados caídos, arrugas alrededor de los ojos, óvalo poco definido. Debemos ponernos en manos de un buen profesional.

 

El Doctor San Martín también comenta también que “hay que tener en cuenta el tiempo que hace de la cirugía ya que se necesita un proceso para empezar a apreciar los resultados definitivos”.

El Doctor González Vidal asegura que “con la mirada hay que ser muy cuidadoso. Lo importante es rejuvenecerla pero conservándola. No hay que mirar sólo la arruga sino el conjunto de la mirada para mantener los rasgos. Nunca quitar demasiada piel del párpado superior y sobre todo no eliminar los pliegues de expresión. Una cosa son las arrugas y otra los pliegues que se forman al gesticular. En este caso Uma Thurman ha perdido personalidad y ha pasado a tener una cara estándar”.