Tratamiento de la Hiperhidrosis primaria con Botox

La hiperhidrosis primaria es una afección que se da en hombres y mujeres, y que consiste en una actividad desproporcionada de las glándulas sudoríparas de las axilas, palmas de las manos y/o plantas de los pies. Se trata de una reacción metabólica, que puede estar ocasionada por el sistema nervioso, y no sólo como respuesta natural del cuerpo por el aumento de la temperatura, es decir que se asocia a episodios de estrés, y que puede aparecer en cualquier momento y a cualquier temperatura ambiente.

 jeremy-perkins-278351-unsplash

“Cuando la sudoración es excesiva, afecta a la calidad de vida: genera vergüenza e incomodidad, por lo que puede afectar al plano personal y crear problemas de ámbito social” (Dr. Vila-Rovira)

 

Para su tratamiento se recomiendan tres soluciones no quirúrgicas:

  • Los desodorantes antitraspirantes, que bloquean los conductos por los que se excreta el sudor, pero que a cambio no pueden usarse de forma prolongada y que pueden causar la irritación de la piel, aparte de no demostrar una eficacia total.

 

  • Medicación oral con anticolinérgicos, o inhibidores del neurotransmisor del sistema nervioso responsable de la respuesta de sudoración por estrés. En este caso señalaremos efectos secundarios como sequedad de las mucosas, arritmias o dolores de cabeza. Debemos indicar en este punto, que la medicación deberá ser prescrita siempre por un profesional atendiendo al caso concreto.

  • Tratamiento con Botox, que detiene la señal enviada por el sistema nervioso a la glándula responsable de liberar el sudor. Consigue una reducción del sudor casi total y se prolonga en el tiempo entre 6 y 12 meses, dependiendo de cada paciente, por lo que se convierte en una opción perfecta durante los meses más calurosos del año.

El tratamiento del exceso de sudoración con Botox se realiza de manera ambulatoria aplicando crema anestésica en la zona a tratar antes de proceder a la inyección de toxina botulímica. El Botox se inyecta a través de una aguja extremadamente fina en las zonas afectadas e inmediatamente después el paciente puede hacer vida normal.

Aproximadamente a las 48 horas del tratamiento se comienzan a notar sus efectos, lo que supone un alivio para quienes sufren hiperhidrosis y la manera más efectiva de atajar sus molestias durante un semestre.

El tratamiento sólo requiere una sesión y su duración es de aproximadamente 30 minutos.