A la hora de mantener unas relaciones sexuales satisfactorias, es importante conocer en qué situación se encuentra la zona íntima, pues en ocasiones, debido a diferentes problemas funcionales, se produce una pérdida en la calidad de dichas relaciones. Se calcula que casi un 60% de las españolas tienen problemas para llegar al orgasmo.

El Dr. Fernando Aznar Mañas, especialista en Ginecología y Obstetricia de Clínica Femm, con una dilatada trayectoria en la subespecialidad de ginecoestética, señala que, a partir de los 30 años, las mujeres comienzan a experimentar cambios relevantes en los tejidos de la zona genital, que se intensifican a partir de los 60 años.

Los embarazos y partos provocan hiperlaxitud vaginal que conlleva una pérdida de elasticidad, que suele empeorar con la menopausia. También puede aparecer incontinencia urinaria, sequedad y atrofia vulvo-vaginal, vaginismo o contracción involuntaria de los músculos que rodean la vagina, dispareunia o dolor en las relaciones sexuales…

Estos trastornos generan verdaderos problemas en el momento de las relaciones íntimas, que se convierten en situaciones muy alarmantes para la calidad de vida de quienes las padecen, sobre todo a nivel emocional.

Afortunadamente, la ginecoestética, subespecialidad que tiene en su base la ginecología, la medicina estética y la cirugía plástica, junto a los tratamientos de la medicina regenerativa tisular, ofrece diferentes cirugías íntimas y tratamientos con los que hacer frente a estos problemas funcionales.

Según señala el Dr. Aznar, “estos tratamientos no solo están relacionados con los problemas ginecológicos habituales que puede presentar una paciente, sino que pretenden recuperar también la estética íntima y mejorar la funcionalidad integrada en una salud sexual plena.”

Desde la ginecoestética se ofrece a la paciente una visión completa de su problema genital, tanto en su vertiente funcional como estética. “Son tratamientos muy importantes para las pacientes” añade el Dr. Aznar. “Gracias a ellos conseguimos mejorar de manera significativa la vida sexual de la mujer.”

Procedimientos mediante láser, radiofrecuencia, carboxiterapia, LED, ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas o células madre, entre otros, rejuvenecen y embellecen los genitales externos de la mujer, de manera que se recupera su función de forma global.