Es uno de los tratamientos más demandados en la Clínica de la doctora Pilar de Frutos y una de las estrellas cuando se trata de poner el cuerpo a punto en cualquier otra ocasión. Se llama BODY GLOW y es un protocolo combinado que ayuda a perder volumen, alisar la piel y mejorar la celulitis.

ONDAS DE CHOQUE E INTRAMESOTERAPIA

El tratamiento se basa en las ondas de choque radiales en combinación con intramesoterapia. En concreto se trabaja con un tipo de ondas (AWT de
STORZ) que producen una serie de mejoras tanto en la piel como en la grasa subcutánea. Favorecen la circulación y la oxigenación de los tejidos, efecto drenante y lipolítico con lo que se reduce volumen y mejora la celulitis. Las ondas radiales aumentan la producción de colágeno y elastina, con lo que reestructuran el tejido, de modo que la piel se alisa, recupera turgencia y con ello mejora la flacidez, e incluso se puede conseguir una pérdida de volumen. También pueden ser un buen tratamiento para el postoperatorio de cirugías estéticas como la liposucción o abdominoplastias.

Se comienza trabajando las zonas a tratar con las ondas de choque (piernas, glúteos y abdomen). Posteriormente se aplica la intramesoterapia, con una combinación de principios activos drenantes, lipolíticos o tensores (la fórmula se prepara de manera personalizada en función de las necesidades de cada paciente en cada sesión). Al infiltrarlos después de las ondas de choque, se consigue que el efecto se multiplique y sea mucho más efectivo, porque el tejido está más receptivo, activado y oxigenado.

¿ES DOLOROSO?

El paciente no siente ni frío ni calor, sino una sensación de vibración, con un masaje intenso pero agradable.

PARA QUIÉN

Es adecuada para ambos sexos. El paciente ideal es aquel que más o menos está en su peso, pero que presenta un acúmulo de grasa no deseada en alguna localización concreta del cuerpo, que desea eliminar de manera definitiva. También es un protocolo de apoyo en pacientes con sobrepeso que están siguiendo una dieta de adelgazamiento. E igualmente es un buen protocolo para recuperar la piel y los depósitos de grasa del abdomen después de los embarazos.

SESIONES Y RESULTADOS

Se aconsejan cinco sesiones de BODY GLOW, una a la semana, de 40 a 50 minutos de duración. Los resultados se suelen empezar a ver a partir de la
tercera o la cuarta. Depende de los casos, si el volumen es debido a retención de líquidos, se puede llegar a perder una talla en 5 sesiones. Pero si los depósitos de grasa son muy densos, pueden requerirse tratamientos más prolongados. Lo ideal es continuar con un mantenimiento de dos veces al año, para mantener los resultados a largo plazo.