doctorEl goretex se perfila como el sustituto de las suturas clásicas en aumentos, reducciones y reconstrucciones mamarias. ¿Su misión principal? Evitar o corregir dilataciones, caídas precoces o malas cicatrices tras una cirugía de pecho. El cirujano Rubén García-Guilarte lleva meses realizando esta técnica en su consulta con resultados excepcionales. Esta es su experiencia.

 Empleado desde hace décadas por los cirujanos cardiovasculares por sus propiedades elásticas, el goretex está suponiendo hoy una auténtica revolución en el campo de la cirugía plástica.

La cirugía cardiovascular necesita materiales de fijación muy flexibles, dadas las continuas contracciones y dilataciones de los vasos sanguíneos. En materia de cirugía de pecho, los plásticos nos encontramos con una situación similar, ya que la mama se contrae y se dilata, se mueve y se desplaza. El goretex permite estas distensiones, necesarias para que la cirugía llegue a buen puerto y para lograr resultados mucho más naturales”, afirma el doctor Rubén García-Guilarte.

 ¿Qué es el goretex? A diferencia de otros materiales que se encuentran formados por multitud de filamentos, el hilo de goretex se compone de uno solo –monofilamento- muy liso y resbaladizo que tiene la particularidad de ser muy elástico y resistente. “Este monofilamento tiene un anudado especial muy resistente y a la vez elástico que favorece el deslizamiento y las múltiples distensiones de la mama”, afirma García-Guilarte.

 Una sutura a modo de red La sutura de goretex se aplica a modo de “rueda de carro”, es decir, como una especie de red que envuelve la areola para proteger el pecho y a la vez permitir los cambios de volumen temporales, como los producidos por traumatismos al hacer deporte o por cambios hormonales. “En la consulta lo empleamos tanto para tratar como para prevenir caídas precoces, dilataciones o cicatrices muy evidentes en prácticamente todas las cirugías de mastopexia (las que se realizan para corregir o evitar la caída del pecho) y en aquellos casos de aumento que requieran algún tratamiento a nivel de la areola y/o el pezón”, explica García-Guilarte.

Goretex versus suturas tradicionales Las suturas que se han venido empleando desde los años xxx hasta hoy se realizan con materiales no distensibles que, si bien proporcionaban al pecho más estabilidad, también actuaban a modo de “brida” dotándolo de una rigidez antiestética especialmente a nivel de la areola. “Con la sutura de goretex, los cirujanos conseguimos que la areola sea contráctil, lo que la asemeja a una areola natural, no retocada”, afirma el cirujano plástico.

 Una técnica minuciosa La sutura, que debe realizarse de manera muy cuidadosa y en unos planos muy precisos para conseguir los resultados deseados, conlleva unos 30 minutos y requiere de ingreso en la medida en que la cirugía a la que acompañe así lo requiera (ej. Un aumento o una mastopexia exigen 24 horas de ingreso hospitalario).

 Candidatas

 

  • Todos aquellos casos de mastopexia (cirugías que busquen prevenir el descolgamiento del pecho o corregirlo).
  • Cirugías de recosntrucción de areola o pezón.
  • Aumentos que requieran un retoque de areola o pezón.

 Resultados

Los resultados son más predecibles y estables.

  • El pecho tiene mayor libertad de movimiento, lo que lo convierte en un pecho más natural.
  • Una sujeción más eficaz.
  • Una areola menos rígida.

Precio

Esta sutura no tiene un incremento en los honoraros del doctor, pues lo considera prácticamente obligatorio a día de hoy. Tan solo se cobra la sutura (hilo) en sí, que tiene un precio de 300 € por mama.

Para más información sobre esta u otras técnicas: blog.drguilarte.com