envasos one-genAsí concluye el último estudio realizado por el Departamento científico de Prima-Derm, laboratorio español especializado en investigación científica y artífice del primer tratamiento de cosmética genómica clínica personalizada, One.Gen/0,1. Más de 200 individuos participaron en una investigación cuyos resultados determinaron que, en más del 50% de los casos, las necesidades reales para combatir el envejecimiento pasaban por la corrección de procesos inflamatorios latentes así como la mejora de los  procesos de detoxificación cutánea. 

La conclusión a la que llegó el equipo de investigadores de Prima-Derm tiene mucho que ver con el estilo de vida actual. Y es que al aumentar nuestra esperanza de vida, vivimos más tiempo y, por tanto, estamos expuestos durante un periodo más largo a alérgenos y otras toxinas que hacen mella en nuestra piel y nos hacen más propensos a la hipersensibilidad. Estas alteraciones en el interior se reflejan en el exterior: la piel se vuelve más sensible, densidad y firmeza disminuyen y se acentúan las arrugas.

A través del estudio genético, Prima-Derm analizó 2 variantes en 2 genes relacionados con la capacidad de reacción frente a agentes externos que, en caso de ser desproporcionados, llevan a una intolerancia cutánea. La hipersensiblidad cutánea se caracteriza por un estado de reactividad alterada relacionada con procesos inflamatorios y de hiperreactividad a través de la que el cuerpo reacciona con una respuesta inmune exagerada o inapropiada a una sustancia química que está en contacto con la piel. Los mecanismos de autodefensa se activan cuando aparece un elemento extraño ante el que nuestro cuerpo se pone en guardia y termina cuando éste ha desaparecido. Sin embargo, se ha comprobado que el organismo también puede generar una infl amación crónica que altera nuestros órganos y tejidos acelerando con ello el proceso de envejecimiento.

Gracias a la investigación de one.gen/0,1 se pudieron analizar 5 variantes presentes en 5 genes relacionadas con la capacidad de detoxificación del individuo. En este sentido se pudo observar cómo las deficiencias en los procesos de detoxificación cutánea provocanla acumulación de compuestos electrófilos y productos de estrés oxidativo, lo que conlleva a la aparición de signos de envejecimiento cutáneo como arrugas, manchas, o flacidez en la piel.

El estudio pudo comprobar cómo numerosas personas con signos visibles de envejecimiento, y cuyo mapa genético había mostrado problemas acusados en los genes implicados en los diferentes procesos de detoxificación e inflamación cutánea, habían estado usando tratamientos cosméticos durante años con escasa efectividad.

Así, conocer su mapa genético y obtener su tratamiento a medida les permitió obtener resultados visibles en muy pocos días. “Al igual que sucede con las técnicas de medicina personalizada, conocer el origen genético de los signos de envejecimiento permite obtener un tratamiento cosmético personalizado mucho más preciso, efectivo y con unos resultados visibles mucho más rápidos”, aseguran miembros del departamento de I+D+i de Prima-Derm.

Para Pilar Villacampa, Marketing Manager del laboratorio, los beneficios de este tipo de tratamientos personalizados son múltiples ya que “permiten descartar aquellos cosméticos que no serán útiles, identifi cando cuáles tienen mayores posibilidades de efectividad y evitando reacciones adversas permitiendo, en consecuencia, optimizar los recursos económicos destinados a este tipo de cuidados cosméticos a pesar de la inversión inicial a hacer en el análisis genético”.