orbixImplantado por primera vez en España por Clínicas Dorsia, supone lo ultimísimo en estética anti-caída. Sólo una tira de silicona y dos anclajes. Este sencillo y revolucionario sujetador interno bautizado con el nombre de Internal Bra sitúa la cirugía de elevación  de pecho en un nuevo estadio. Se  trata de un dispositivo, implantado a través de una pequeña incisión en la aureola del pezón,  que sujeta el músculo mientras los dos anclajes se agarran firmemente a las costillas por encima del pecho.

Sus resultados no son sólo más naturales sino también definitivos, frente al método tradicional. La mastopexia consiste en eliminar el exceso de piel y glándula para elevar el pezón y la aureola. Lo habitual es que el realzamiento posterior se produzca mediante la implantación de prótesis. En muchos casos, problemas relacionados con dichas prótesis o con procesos relativos al envejecimiento natural provocan descontento en las pacientes sometidas a esta técnica. Internal Bra fue desarrollado por el cirujano israelí Eyal Gur (licenciado en medicina en la universidad de Tel Aviv y Beca de Microcirugía en la Universidad de Toronto), que llevó a cabo por primera vez esta intervención, implantada en nuestro país, con éxito, por Clínicas Dorsia.

Según aclara uno los cirujanos plásticos que participara en dicha implantación, el Dr.Domenico Ventura, el mecanismo de este sujetador interno garantiza el efecto anti-gravedad de los senos : “Aunque pueda no parecerlo, este método es menos invasivo que algunas operaciones que ya existen y garantiza los buenos resultados de la intervención por más tiempo”.

Internal Bra está indicado para mujeres con un grado moderado de caída; aquellas que quieran evitar el paso del tiempo, y pacientes que al realizarse una reducción de pecho quieran elevar y reafirmar los senos, obteniendo unos resultados naturales sin recurrir a las prótesis para conseguirlo. Además, el dispositivo también  está ideado para mujeres qué, tras la mastectomía de un pecho y la colocación de una prótesis en el mismo, deseen mantener el otro pecho natural con la misma firmeza que el que ha sido intervenido.

La duración de la cirugía es de 3 horas, con anestesia general, y no requiere hospitalización posterior. Las revisiones deberán realizarse cada diez años, aunque desde Orbix Medical, creadores del producto, aseguran que el sujetador es para toda la vida.