No es necesario recurrir a un lifting para entrar en la década de los 50 con el juvenil aspecto de la actriz Jennifer Aniston. La doctora Pilar Benito, médico estético de Slow Life House  nos da las 3 claves para –como ella- aparentar 10 años menos.

La textura impecable de su piel -que le permite prescindir del maquillaje cuando quiere-, sus contornos faciales bien definidos, y la luminosidad y firmeza de la piel de la actriz pueden conseguirse a través de estas técnicas.


MESOBLANC B.

Si te gusta el sol –y estar bronceada- tanto como a Jennifer, lo más normal es llegar a los 50 años con la piel plagada de manchas. Hasta hace nada, poco se podía hacer, pero esta técnica de mesoterapia se atreve con las más difíciles. Se trata de un inyectable llamado “blanc b” que en solo dos sesiones inhibe la síntesis de melanina y, lo más importante, evita la transferencia de la que se ha producido en las capas superficiales de la piel.


HYDROLIFT.

Este tratamiento de bio-remodelación facial combina acción reafirmante e hidratante. Se trata de un protocolo que, con solo 5 puntos de infiltración en cada lado del rostro, mejora el tejido y la firmeza de forma inmediata y a largo plazo. La clave está en el uso de ácido hialurónico de dos pesos moleculares distintos. La piel queda jugosa, elástica, hidratada y se redibuja el contorno facial.


PROTOCOLO CLARENDON.

Jennifer Aniston no teme a los paparazzi y ninguna fotografía le pilla desfavorecida. Su piel siempre luce homogénea y luminosa. Es el efecto que logra este completo protocolo. Para ello recurre a una combinación de peeling medio, infiltración
de plasma rico en plaquetas y una mascarilla de acción oclusiva con plasma perfeccionadora de la piel. La mejora de la textura de la piel es inmediata y minimiza las arrugas. Los resultados duran un año.