Aunque no se vea, se nota. Un monte de Venus con exceso de grasa, el descolgamiento de los labios menores o el aumento de los labios mayores de la vagina pueden percibirse en ropa de baño y qué decir de quienes practiquen el nudismo.

 Todos los casos citados se corrigen sin problema alguno en intervenciones sencillas y que precisan escaso tiempo de recuperación . Lo explica el cirujano de Clínicas Dorsia Jordi Mir, para quien estos motivos y la eliminación paulatina de los tabúes relacionados con los órganos sexuales han situado a la ginecoestética entre quinto y sexto lugar en la demanda de operaciones de este sector.

 cirugia_genital_fem_vaginoplastia

Según el doctor, la mujer no sólo tiene menos miedo a estos temas, sino que está más informada y conoce los tratamientos a su alcance. De ahí que los órganos genitales femeninos hayan comenzado a pasar su revisión estética cada primavera, o, lo que es lo mismo, se hayan incorporado a la Operación Bikini.

Además, Jordi Mir explica que la ropa de baño y algunas prendas  propias del verano producen más roces y problemas en mujeres con los labios menores grandes. Esta circunstancia propicia el aumento de la demanda de la labioplastia en primavera.

Esta intervención es precisamente la más solicitada entre una horquilla de edad que oscila de los 30 a los 40. Los motivos principales, explica el experto son, en este orden, los partos vaginales y la edad. La intervención consiste en una reducción del exceso de tejido, unos 4 mms, que son los que provocan el descolgamiento .

Este problema, cuenta la directora médica de Dorsia ,la dermatóloga experta en estética, Virginia Sánchez, es uno de los que más preocupan a la mujer. También la pérdida de volumen de los labios mayores, originada por el paso del tiempo, y que puede tratarse en clínica mediante infiltraciones de ácido hialurónico reticulado.  En el quirófano, es el lipofilling la técnica indicada, según el doctor Mir .

Un monte de Venus abultado, que se perciba bajo el bikini tampoco gusta a las perfeccionistas de la belleza y se suele tratar cuando las pacientes que se van a someter a una liposucción de abdomen lo solicitan dentro del mismo procedimiento. Jordi Mir puntualiza que muy a menudo es aconsejable, no sólo realizar una liposucción en la parte del monte de Venus situada por encima del hueso del pubis, sino también en los triángulos laterales del monte para redefinirlo creando una imagen más estrecha y elevada del monte de Venus. Es la llamada alta definición.

Las correcciones con finalidad estética pueden también mejorar la funcionalidad sexual, sobre todo en el caso de la vagina. La pérdida de tono de este órgano suele aparecer tras los partos,

tratamientos hormonales supresores o con la menopausia. Los síntomas son falta de sensibilidad en las relaciones sexuales y en ocasiones incluso pérdidas de orina.

Existen varios  tratamientos médico estéticos indicados para mejorar el tono vaginal, explica la doctora Sánchez. Para aumentar el tono de la vagina se utiliza radiofrecuencia o láser de tipo erbio o CO2 en el interior de las paredes vaginales. Se trata de un tratamiento casi indoloro que mejora la debilidad prematura de la musculatura vaginal. El ácido hialurónico de indicación vaginal es útil, aclara, en la parte más exterior de la vagina para hidratar la zona y mejorar la elasticidad. En casos de episiotomías dolorosas o dispareunia (dolor en las relaciones) este tratamiento puede ser realmente beneficioso.

Una vez más, la cirugía queda reservada para casos extremos. Las mejoras en el clítoris también suelen abordarse en quirófano, mediante la llamada clitoriplastia, la reducción del tamaño del clítoris o del capuchón del clítoris. Esto permite , afirma Jordi Mir, una mayor una mejor estética y una mejoría en la estimulación sexual.

Por último, los expertos de Dorsia recomiendan esperar a los 18 años para someterse a cualquier cirugía íntima. Añade Jordi Mir que es muy  importante la elección de un buen especialista puesto que un mal procedimiento condiciona, como hemos visto, no sólo el resultado estético sino también las relaciones sexuales de la paciente.