Portrait of a mature architectSeptiembre es tradicionalmente un mes complicado para la mayoría de la población porque coinciden el final de las vacaciones, la vuelta al cole de los niños, el retorno a la actividad laboral, a la rutina diaria y a eso se le añade el tener que hacer frente a los múltiples gastos asociados a estas fechas. La concatenación de todos estos factores hace que aumenten los episodios de estrés y ansiedad, se tenga dificultad para conciliar el sueño e, incluso, se inicie un proceso depresivo; se trata del comúnmente conocido como ‘síndrome post-vacacional’. Los expertos aconsejan retomar los horarios y rutinas de forma paulatina durante la semana previa, para que la vuelta a las obligaciones diarias no resulte tan brusca. Si además queremos contar con una ayuda extra, tan solo realizando pequeños cambios en nuestra alimentación podemos obtener la vitalidad y el optimismo necesarios para iniciar este último cuatrimestre del año con energía. Los especialistas de la Unidad de Obesidad de Clínica
Opción Médica te desvelan todos los secretos de la dieta de la felicidad ¡Toma nota!
¡Arriba la serotonina!
La serotonina es un neurotransmisor que interviene directamente en las regiones del sistema nervioso central relacionadas con el estado de ánimo, entre otras. Cuando el nivel de serotonina en sangre es bajo, se suele experimentar ansiedad, tristeza, falta de apetito sexual, agresividad, insomnio y trastornos de depresión. Por el contrario, si aumentamos su producción, es posible modificar las emociones y el estado de ánimo de la persona, ya que produce una gran sensación de bienestar y relajación.
El triptófano es un aminoácido esencial que promueve la liberación de serotonina. El cuerpo no lo produce y se obtiene directamente a través de los alimentos que ingerimos. Por ello, si incluimos estratégicamente en nuestra dieta alimentos ricos en triptófano e incrementamos su consumo, nuestro estado anímico mejorará y podremos afrontar la vuelta de las vacaciones con una actitud más positiva.
Si a pesar de aumentar su ingesta tus síntomas no mejoran, puedes recurrir a suplementos alimenticios que encontrarás fácilmente en farmacias, herboristerías y tiendas especializadas. Pese a que se trata de productos naturales, es recomendable que consultes siempre antes con tu médico de cabecera para que determine la idoneidad o no de su consumo y la forma en que debe llevarse a cabo.
Asimismo, existen algunas actividades que también ayudan a incrementar los niveles de serotonina en sangre y por tanto te proporcionan una gran sensación de bienestar y relax como practicar técnicas de relajación, hacer ejercicio con regularidad, realizar actividades al aire libre… ¿A qué esperas? ¡Date un capricho y pide hora para que te hagan un buen masaje!
Evítalos en situaciones de estrés
Al igual que determinados alimentos y acciones nos pueden ayudar a mejorar el estado de ánimo, otros pueden tener el efecto contrario y aumentar si cabe el estrés y la ansiedad que se padece.  Por ello, cuando estés atravesando una etapa difícil, evita o limita en la medida de lo posible alimentos como productos de bollería industrial, harinas refinadas, comida tipo fast-food o con demasiadas grasas, alcohol, bebidas con cafeína…
Aunque su ingesta te proporcione una falsa sensación de felicidad debido al pico de insulina, ésta pronto desaparecerá, tu cuerpo te pedirá más y el efecto resultante acabara siendo el indeseado.